Las dudas se mantienen

Los mercados bursátiles españoles salieron ayer de la fase de atonía en que han estado inmersos jornadas atrás. Al fin llegó el dato del IPC de agosto que, con la subida de la tasa interanual al 1,8% aleja, al menos aparentemente, la proximidad de una rebaja en el tipo oficial del dinero. Pero también los ojos estaban puestos en la batería de datos coyunturales de Estados Unidos y la lectura que de ellos hiciera Wall Street. Por los resultados de ayer, las incognitas sobre el comportamiento de los bancos centrales se mantienen.La Bolsa de Madrid cedió un 0,28% al situarse a 584,21 puntos, pero con un volumen superior al resto de la semana (64.700 millones de pesetas), mientras que el Ibex 35 cerraba a 6.671,52, después de perder 23,43 puntos. En el conjunto de la tanda semanal, Madrid ha perdido 7,07 puntos, el 1,19%. Los mercados europeos saldaron la jornada con pérdidas: Londrés bajó un 0,14%, París un 0,34% y Francfort un 2,41%.

La peseta, por su parte, ganaba 85 céntimos frente al dólar, tras fijar un cambio base de 150,453, y cedía 50 céntimos frente al marco alemán (84,401). En el mercado secundario de deuda, la rentabilidad del bono español de referencia bajó al 6,18%, aunque el diferencial con Alemania empeoró a 0,53 puntos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 12 de septiembre de 1997.

Lo más visto en...

Top 50