Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PIB japonés cayó un 2,9% el pasado trimestre, el mayor retroceso en 23 años

La economía japonesa registró en el segundo trimestre de 1997 la contracción más fuerte desde 1974, cuando Japón sufría las consecuencias de la crisis petrolífera. Su producto interior bruto (PIB) cayó un 2,9% entre abril y junio con respecto al mismo periodo del año anterior. Un dato que manda una señal de alarma al Gobierno de Tokio, que hasta ahora había confiado en la buena marcha de la recuperación económica.Este retroceso contrasta con el 1,4% que creció el PIB nipón en el trimestre anterior gracias al tirón del consumo, que subió con fuerza para evitar el incremento del impuesto sobre el valor añadido del 3% al 5% aplicado a partir de abril. El inesperado bache del segundo trimestre y los efectos que en los próximos meses seguirá teniendo sobre el consumo la subida de los impuestos pone en cuestión las posibilidades de crecer el 1,9% previsto por el Gobierno para el presente ejercicio, que termina en marzo de 1998.

Las posibilidades de impulsar el crecimiento con un paquete fiscal son casi nulas porque el Gobierno se ha comprometido a reducir el gasto para bajar el déficit. Tampoco hay más margen para bajar los tipos de interés, que están en el 0,5%. La salida es continuar con la liberalización de sectores claves y aprobar más medidas de apertura economíca.

El dato correspondiente al segundo trimestre tuvo un efecto negativo inmediato en la Bolsa de Tokio. El índice Nikkei perdió el 2,26%.

Todos los componentes que contribuyen al crecimiento del PIB disminuyeron el pasado trimestre. No sólo el consumo privado (-5,7%), sino también, y es un dato que resulta preocupante, la inversión se contrajo (-1,5%) por primera vez en los últimos dos anos. De hecho, sólo el comercio exterior ha contribuido al crecimiento (un punto del PIB). Un cambio positivo puesto que en los últimos cuatro años las exportaciones han ejercido una influencia neutra o negativa sobre la economía.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de septiembre de 1997