Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un hombre encuentra en un contenedor un cuerpo descuartizado y sin cabeza

Luis, un vecino de Carabanchel de 32 años, encontró anoche en un contenedor de basura de la calle de Gallur (Carabanchel) un cuerpo descuartizado. El cadáver, de un hombre desnudo de unos 30 años, estaba estrujado en una caja de cartón del tamaño de un televisor. Al abrir el paquete, la policía sacó varias bolsas de plástico de color azul con distintos trozos del cuerpo. Los agentes no hallaron la cabeza, las manos ni los pies a pesar de que rastrearon los contenedores de la zona y los alrededores de la calle de Gallur, enfrente del cerro de la Mica. El cadáver presentaba dos profundas puñaladas en el pecho.Según la policía pudo ser asesinado entre las doce y las dos de la tarde del miércoles. Se sospecha que fue arrojado al contenedor hacia las seis de la tarde. Sin embargo, nadie en el barrio vio nada, pese a que los agentes aseguraron que para echar un paquete tan voluminosos se necesita, al menos, dos personas. Un miembro de la comisión judicial que acudió al lugar indicó a los vecinos que el cadáver correspondía a un hombre de complexión fuerte, de unos 30 años y de una estatura de 1,70. A tenor de las primeras pesquisas, los autores del crimen se deshicieron de la cabeza y las manos por ser elementos fundamentales para la identificación del fallecido.

El vecino que descubrió el cuerpo, Luis, explicó anoche que confundió éste "con un cerdo". "Al ver que era un hombre me asusté mucho y llamé a la policía y el Samur", afirma. En las bolsas no había ni restos de sangre ni documento que pueda conducir a la identificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de septiembre de 1997