Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un total de 66 personas perdieron la vida en la carretera durante el puente del 15 de agosto

"Espantosa" y "tremenda". Así calificó ayer Fernando Ortega, subdirector general de Seguridad Vial de Tráfico, la cifra total fallecidos en las carreteras españolas durante la Operación Especial 15 de agosto: 66 personas murieron en 52 accidentes,resultaron con heridas de carácter grave y 36 presentan lesiones leves. Para Ortega, la cifra de fallecidos, similar a la de 1996, "no es asumible por una sociedad civilizada".

Sesenta y seis personas murieron y 92 sufrieron heridas, 56 de ellas de carácter grave, en los 52 accidentes mortales ocurridos en las carreteras españolas en tan sólo 81 horas, las que duró la Operación Especial 15 de Agosto, que comenzó a las tres de la tarde del pasado jueves y concluyó el domingo a las doce de la noche. En ese periodo hubo cerca de 12 millones de desplazamientos.Para Fernando Ortega, subdirector general de Seguridad Vial de Tráfico, estas cifras son "espantosas" y representan un "drama" y un "coste humano" que "no es asumible para una sociedad civilizada". Según Ortega, la de este fin de semana ha sido una operación muy complicada, en la que han influido factores como un incremento de entre el 6% y el 8% en la circulación, la niebla en el norte de la Península y la lluvia en el área central, así como "mucho alcohol" al celebrarse fiestas en muchos pueblos.

El día en que se registraron mas siniestros mortales fue el pasado domingo: 22 personas fallecieron en 19 de ellos, 30 resultaron heridas graves y 19 leves. El viernes fueron 21 los fallecidos en 14 accidentes y el sábado perdieron la vida 19 personas en 17 siniestros. La jornada menos trágica fue la primera, el jueves, cuando se produjeron cuatro muertos en dos percances y dos heridos leves.

La mayoría de los accidentes mortales (20) se registraron, según los primeros datos recogidos por la Dirección General de Tráfico (DGT) en vías secundarias. Los ocurridos en las autopistas fueron 17 y los de las carreteras nacionales, 15. Las principales causas fueron las salidas de la calzada y las colisiones, seguidas de vuelcos y atropellos.

Datos similares a los de 1996

Francisco Altozano, portavoz de la DGT, destacó ayer que las cifras del dispositivo de este año son "similares" a las de 1996, cuando 69 personas murieron en 54 accidentes, 58 resultaron heridas graves y otras 39 leves, aunque destacó que las dos operaciones no son comparables, ya que el año pasado el dispositivo duró un día más.

Las causas concretas de los accidentes mortales son, según Altozano, "imposibles de especificar". El portavoz de Tráfico explicó que los estudios parciales hechos por la DGT en colaboración con diversas universidades demuestran que entre el 60% y el 70% de los accidentes se producen de madrugada, afectando a jóvenes, y que entre un 30% y un 50% de los que tienen víctimas se producen como consecuencia de la ingestión de alcohol.

En el dispositivo especial del pasado puente, por ejemplo, 14 de los accidentes registrados se produjeron entre las doce de la noche y las ocho de la mañana -cuando, según la DGT, factores como la fatiga o la falta de visibilidad dificultan la concentración- y entre los 66 fallecidos había 24 personas de entre 18 y 30 años.

ror este motivo, uno de los puntos del dispositivo de la Operación Especial 15 de Agosto ha sido el aumento de los controles de alcoholemia que realizan los agentes del sector de tráfico de la Guardia Civil y las unidades de policía local, aunque, según Ortega, la solución es "ser conscientes y responsables de lo que se tiene entre manos", ya que el 90% de los accidentes se producen por un error humano.

10.000 millones de pesetas

Ortega apuntó, además del "coste humano", el coste económico que tendrán los siniestros registrados durante el pasado puente, que ronda los 10.000 millones de pesetas. En el cálculo de la DGT, basado en las estimaciones de la Comisión Europea, se incluyen todos los accidentes -no sólo aquellos en los que hubo víctimas y abarca los costes originados, entre otros, en concepto de seguros, asistencia hospitalaria, Traslado de heridos o bajas laborales.

Desde 1989 y hasta 1996, según fuentes de la DGT, los accidentes mortales disminuyeron en un 40%. Las causas de esta reducción, según Ortega,, se encontraban en la coincidencia de hechos como las nuevas carreteras, las campañas de seguridad vial y de mentalización de la sociedad o la entrada en vigor del nuevo procedimiento sancionador, a través del cual, por ejemplo, la negativa a someterse a un control de alcoholemia se considera falta de desobediencia grave, penada con prisión de seis meses a un año.

A pesar de esta tendencia, los datos de este año apuntan un pequeño aumento, alrededor del 2%, en el número de accidentes mortales: desde el 1 de julio. hasta el domingo han muerto 688 personas en 573 accidentes frente a las 635 que murieron en los 544 registrados en el mismo periodo de 1996. Desde que empezó 1997 se han producido 2.117 accidentes en los que han muerto 2.501 personas. El incremento de la siniestralidad, sin embargo, es inferior al de la circulación de vehículos, que ha crecido un 5%. Esta disparidad puede deberse, entre otras causas, a la renovación y mejora del parque de vehículos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de agosto de 1997

Más información

  • Tráfico cree que la cifra, similar a la de 1996, "no es asumible por una sociedad civilizada"