Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:LA POLÉMICA DEL MARATÓN

Fiz y Antón, dos campeones

Abel Antón y Martín Fiz hicieron madrugar el domingo a muchos españoles y les dieron la gran alegría de ganar el oro y la plata de la prueba más mítica del atletismo, el maratón. Pero la forma en que transcurrió la larga carrera, con Fiz siempre en cabeza desde el kilómetro 25, tirando, y Antón tras él, sin relevarle, abrió la polémica cuando el soriano se impuso con su mejor final. Para los entendidos en atletismo la actitud de Antón fue irreprochable, porque incluso razonó su decisión de no relevarle cuando Fiz se lo pidió. Ya iban destacados y cada uno, como ellos mismos habían repetido antes de la prueba, jugaban sus bazas. Sin embargo, para los románticos quedó el mal sabor de que no ganó el vitoriano, el que había hecho todo el gasto. dos posturas que pueden reflejarse en estos dos artículos.

En las muchas emociones agradables que he sentido en el atletismo, la segunda parte del maratón de Atenas ocupa un lugar preferente. Ver en vídeo gigante, sentado en el estadio olímpico de 1896, cómo tres españoles protagonizaban este histórico y durísimo maratón, fue una sensación a la vez placentera y escalofriante.Los dos, a sus 34 años, con más de quince de actividad altética, surgidos del campo a través, pasando por las pruebas de fondo en pista y realizados a nivel mundial en el maratón. Unas trayectorias muy paralelas, coincidiendo en cientos de ocasiones en competiciones y conociendo por tanto las cualidades y debilidades del rival.

Fiz siempre delante, generoso, concentrado, decidido. Antón como su sombra, igualmente determinado a conseguir la victoria. Cada uno jugando sus opciones. Las cartas estaban marcadas de antemano: Fiz tenía que dejar a Antón antes del kilómetro 40. Hizo desde el 30, todavía con subida al comienzo, un parcial de 30m 38s en 10 kilómetros, pero no fue suficiente para descolgar a Antón. Éste, concentrado, gastando su energía física y mental en no ceder terreno, logró seguirle. Ambos sabían cual era el final tras esa pugna emocionante.

MÁS INFORMACIÓN

Fiz lo intentó todo, pero no pudo quitarse de encima la sombra de Antón. Fue un magnífico subcampeón del mundo, con lo que supera al único atleta que hasta ahora había conseguido dos medallas, las dos de plata, en el maratón mundialista: Salah, de Yibuti, en 1987 y en 1991. Antón ratificaba sus excepcionales condiciones para el maratón, con tres victorias en tres circuitos y circunstancias totalmente distintas.

España pasa a ocupar ahora el primer puesto en el medallero de Mundiales en maratón, con dos oros y una plata, ante EEUU y Australia, con un oro y un bronce.

Para mí, Antón y Fiz, tanto monta, monta tanto. Dos excelentes fondistas, con características similares, pero con diferentes fibras musculares, que le dan ventaja a Antón en las llegadas, y a Fiz en el resto del trayecto de la prueba. Dos figuras del atletismo español, que siguen triunfando al más alto nivel, después de muchos años de estar en la élite de nuestro deporte. Gracias a los dos, por estos emocionantes momentos vividos.

José María Odriozola es presidente de la Federación Española de Atletismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de agosto de 1997