Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:LA POLÉMICA DEL MARATÓN

Parábola del centauro

Abel Antón y Martín Fiz hicieron madrugar el domingo a muchos españoles y les dieron la gran alegría de ganar el oro y la plata de la prueba más mítica del atletismo, el maratón. Pero la forma en que transcurrió la larga carrera, con Fiz siempre en cabeza desde el kilómetro 25, tirando, y Antón tras él, sin relevarle, abrió la polémica cuando el soriano se impuso con su mejor final. Para los entendidos en atletismo la actitud de Antón fue irreprochable, porque incluso razonó su decisión de no relevarle cuando Fiz se lo pidió. Ya iban destacados y cada uno, como ellos mismos habían repetido antes de la prueba, jugaban sus bazas. Sin embargo, para los románticos quedó el mal sabor de que no ganó el vitoriano, el que había hecho todo el gasto. dos posturas que pueden reflejarse en estos dos artículos.

Corrían como Dios, corrían como negros. El keniata vitoriano Martín Fiz y el somalí de Soria Abel Antón. Una gloriosa y africana España se disponía a entrar triunfal en el Panathinaikos, demostrando, una vez más, que cuando el Gobierno se toma un descanso, todo va mejor. Pero allí se escenificó también un drama, un tremendo conflicto ético. Como en los momentos estelares, cuando el desenlace de la historia depende del canto de moneda de un gesto humano, todos nos preguntamos con la mirada: ¿tú qué harías? O quizá, mejor: ¿cómo lo harías?El maratón de Antón versus Fiz ha dejado una estela de parábola bíblica. No es la de Caín y Abel. No sabemos muy bien qué es lo que nos quiere decir esa parábola. Quizá sea de provecho para moverse en el mundo de los negocios y de la política. Fue una victoria del cálculo sobre la épica, de la especulación sobre el trabajo. El patriotismo deportivo ha atenuado la polémica. Si fueran otros los colores de Antón, le estarían dando hasta en el pasaporte.

La finalidad del deporte no es la meditación pero esta carrera nos ha dejado meditabundos. Si hubiese transcurrido de otra forma, sólo corazón contra corazón, pulmón contra pulmón, músculos contra músculos, no leeríamos con inquietud en el poso de la victoria. Pero hubo algo más. Fue esa exhibición obscena de cálculo humano, el frío cálculo cerebral de la carrera de Antón lo que nos agarrotó el aplauso final. En correspondencia, también el aplauso se tornó calculador, frío, cerebral.

No es un reproche a la inteligencia. Los dos corrieron con inteligencia, midiendo sus tiempos, ajustando sus ritmos. Uno se impuso al otro. De eso se trataba. El dios de la competición es una deidad bélica, implacable. Por un momento imaginamos el detalle imposible. Antón que refrena el sprint, espera por Fiz, y entran juntos de la mano en la meta. Tonta ocurrencia. Eso sí que sería una humillación.

Antón se clavó a la buena sombra de Fiz. No hizo ningún relevo ni tampoco enmascaró su intención. Fiz notó el aliento del destino, pero siguió mirando al horizonte. Cuando Antón encaró la meta, se había desembarazado del cuerpo de Fiz, pero no de su sombra. Ya estaba poseído por ella. Todos sentimos que fue, en realidad, un centauro llamado Antón Fiz el que ganó el maratón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de agosto de 1997