Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Violentas discusiones entre jugadores en la pretemporada del Depor

La concentración de pretemporada del Deportivo en Vilalba (Lugo) está derivando en una preocupante sucesión de conflictos personales. El último lo protagonizó ayer el delantero francés Mickael Madar, quien realizó una dura entrada a Mauro Silva que provocó la vehemente reacción de éste. La bronca terminó con otro jugador, el defensa Paco, expulsado del entrenamiento por orden del técnico, Carlos Alberto Silva.Mauro Silva, un futbolista de carácter extremadamente apacible, se sintió muy molesto por la violenta acción de Madar durante un partido de entrenamiento. Silva se volvió contra el francés para recriminarle su actitud y ambos se enzarzaron en una discusión muy subida de tono que no terminó hasta que el preparador acudió para apaciguar los ánimos. Carlos Alberto Silva reconvino públicamente a Madar por su entrada.

En ese momento, Paco se sumó a la bronca. El defensa se dirigió al técnico y le reprochó que otra violenta acción de Rivaldo, de la que él mismo había sido víctima el día anterior, no hubiese tenido la misma respuesta por parte del responsable de la plantilla. Carlos Alberto Silva no consintió la protesta de Paco y le expulsó del campo.

Los incidentes están sobresaltando casi a diario la concentración de pretemporada del Deportivo, en una nueva prueba de los problemas de convivencia dentro de una plantilla formada, en su gran mayoría, por un aluvión de fichajes internacionales. El mismo día que el equipo llegó a Vilalba, Carlos Alberto Silva expulsó del hotel a Rivaldo, quien, tras no acudir al primer entrenamiento, se negó a realizar unos ejercicios.

Posteriormente, Rivaldo pidió disculpas y explicó que se encontraba muy nervioso debido a "graves problemas personales". El presidente del club, Augusto César Lendoiro, aceptó las explicaciones y le autorizó a reincorporarse a la concentración dos días después.

Además de estos conflictos, Flavio Conceiçao y Renaldo fueron advertidos por regresar con dos días de retraso de sus vacaciones en Brasil. Y en el Deportivo también ha irritado la actitud de Naybet, quien amenazó con aceptar ofertas de otros equipos e incluso aireó una supuesta oferta del Real Madrid, desmentida por su presidente, Lorenzo Sanz.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de agosto de 1997