Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez millones de telespectadores británicos muestran rasgos xenófobos, según un estudio de la BBC

En un intento de ayudar a los directores y productores de programas para que conozcan mejor a la audiencia, la BBC ha hecho un polémico descubrimiento. Cerca de 10 millones de ciudadanos del Reino Unido muestran inclinaciones xenófobas y escaso interés en otras culturas. Las recopilaciones de vídeos domésticos, los culebrones y los concursos autóctonos componen sus emisiones favoritas. Documentales o informes filmados en otros países sólo podían seducirles si fueran presentados por nombres famosos.El informe que recoge estos datos ha sido bautizado Reflejando el mundo y recomienda aprovechar el tirón de los rostros famosos para modificar la dieta televisiva del británico medio. Personajes como el naturalista sir David Attenborough, o Michael Palin, actor y antiguo miembro del grupo Monthy Python, han logrado atraer a audiencias millonarias con sus programas de animales o viajes. La mezcla de información y entretenimiento logrará interesar así a más telespectadores.

En sus 130 páginas, el estudio divide a la audiencia en seis categorías. Los caseros suman 3,5 millones de personas. En su mayoría pensionistas, no viajan y desconfian de todo lo foráneo. Otros 6,8 millones, sobre todo varones entre 18 y 35 años, ven mucha televisión vía satélite pero no absorben nada de otras gentes o culturas cuando van a otro país. Junto a ellos aparece un grupo de 6,6 millones de ancianos, en especial mujeres, que ya no salen demasiado ni prestan atención a los extranjeros. Hay 9,5 millones de británicos más osados, interesados en los viajes. Los serios y juiciosos son 8,7 millones. Han ido a la universidad, hablan por lo menos otro idioma y están al día en cuestiones políticas o e nómicas mundiales.

A principios de los años noventa, las televisiones emitían en el Reino Unido el doble de documentales sobre otros países que ahora. Reflejando el mundo sugiere que la presencia de los británicos en el extranjero ha aumentado gracias al turismo o los negocios, pero las actitudes se han quedado atrás. "El informe debe ayudamos a entender mejor a la audiencia para hacemos una idea de sus propios conocimientos del resto del mundo", según la BBC.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997