Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece el jugador de baloncesto Ángel Almeida en un entrenamiento

El jugador español de baloncesto Angel Almeida, que el próximo sábado cumpliría 25 años de edad, falleció ayer repentinamente en Lisboa nada más concluir la primera hora de entrenamiento con su equipo, el Portugal Telecom. Un ataque cardiaco segó su vida en pocos minutos sin que los servicios médicos pudieran hacer nada para salvarlo. El deportista, que iniciaba su segunda temporada en el equipo lisboeta, había jugado en las filas del Barcelona y el Caja de San Fernando.Nada hacía presagiar este fulminante desenlace. Los servicios médicos del club, con los que tenía una cita de rutina para hoy, no le habían detectado ninguna dolencia especial durante la pasada temporada. "Al contrario", dicen, "llegó en perfectas condiciones, era un deportista extremadamente equilibrado que cuidaba al máximo la alimentación y su régimen de vida". Sin embargo, Almeida, según otras fuentes, sufría problemas de arritmias, problemas que le obligaron a someterse a tratamiento médico, aunque siempre con la conformidad para poder ejercer su actividad deportiva. De hecho, Almeida se sometió a una revisión médica durante el pasado verano en un hospital de Cáceres.

Ángel Almeida, canario, llegó de Las Palmas el pasado sábado acompañado de su novia. Con un día de retraso por algún problema de vuelos, según informaron ayer los servicios del club. "Venía con una enorme ilusión", añaden, 11 porque este año vamos a jugar las competiciones europeas y él pensaba dar el salto al estrellato en esta temporada, así lo decía". Sin embargo, una insospechada fatalidad frustró sus aspiraciones. Alrededor de las diez de la mañana de ayer (11.00 horas en Madrid), los jugadores del Portugal Telecom iniciaron un entrenaminto "suave" en el estadio Atlético Club, junto al parque de Alvito, uno de los pulmones de la ciudad. "Sólo", dice uno de sus compañeros, "realizamos algunos controles de respiración, pequeñas carreras y algunos saltos. Es el clásico entrenamiento de principios de temporada". Una hora después, todos los jugadores caminaban hacia el autobús para trasladarse a un pabellón cubierto. Ángel Almeida cayó entonces al suelo, completamete desplomado.

"Le tomamos el pulso", dicen, "le dimos masajes cardíacos, le realizamos el boca a boca hasta que llegó la ambulancia, pero no hubo nada que hacer". Fue llevado urgentemente a un hospital, pero ingresó cadáver. Su cuerpo fue trasladado al Instituto de Medicina Legal, de Lisboa, donde le será practicada la autopsia. Todo el equipo estaba ayer conmocionado por la tragedia. Durante su estancia en Lisboa nunca tuvo problemas con nadie y se adaptó perfectamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de julio de 1997