Cañellas pretende que Aznar le rehabilite tras su absolución

La mayoría del PP balear apoya al ex presidente

El ex presidente balear Gabriel Cañellas mantiene abierto un pulso político personal con Aznar como máximo responsable de su forzada dimisión en 1995. Cañellas pretende capitalizar como un triunfo la sentencia absolutoria, pese a que fue considerado "criminalmente responsable" de cohecho por el Tribunal Superior de Baleares. Su hermano Carlos ha amenazado con crear otro partido si no se le rehabilita políticamente.

Carlos Cañellas, diputado regional, manifestó ayer a la cadena SER que "hay que romper" con el PP y "formar un partido independiente". De esta forma, el hermano del ex presidente balear anticipó abiertamente lo que cree que debe hacer la derecha de Baleares en el caso de que la dirección nacional del PP y los María Aznar impidieran al antiguo jerarca insular retomar el liderazgo de la formación o no le rehabilitaran políticamente. Esto último es lo que espera el sector mayoritario del PP y el propio Gabriel Cañellas tras la sentencia absolutoria, a pesar de que en ella se establece que cometió un delito de cohecho, del que fue absuelto por haberse superado el plazo. de prescripción.El ex mandatario insular matizó horas más tarde que su hermano era "un bromista" y se desmarcó de la idea de propiciar una escisión. "No tengo ni la más remota intención", dijo.

Gabriel Cañellas sigue creyendo que Aznar le obligó a renunciar, a sus cargos públicos mediante "un acto de imagen injusto y desproporcionado". Estas palabras que dijo Cañellas hace dos años las ratifica ahora más que nunca, de la misma manera que pone de manifiesto que mantiene un emplazamiento sin fecha con José María Aznar, con la ayuda de la mayoría del partido en Baleares, para obtener la restauración de su imagen pública por el PP nacional y como jerarca incuestionable de la derecha balear.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0025, 25 de julio de 1997.