Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Las uvas de la ira

El pasado 8 de julio el fiscal del Tribunal Supremo, Manuel Villanueva, terminó sus informes sobre el recurso de casación de Mario Conde contra la condena a seis años de prisión en el caso Argentia Trust por apropiación indebida y falsedad en documento mercantil. El trabajo de Villanueva consistió en preparar un extracto, un resumen que permanece en una carpeta hasta que la sala del Tribunal Supremo vea el recurso, y un informe, que se entrega a las partes personadas.El recurso de Conde sostiene (punto 4) que el condenado no incurrio en apropiación indebida. El fiscal Villanueva impugnó ese punto y sostuvo que, tal como afirma la sentencia del 20 de marzo de 1997, sí hubo apropiación indebida y falsedad.

El 21 de junio, El Mundo informó en portada: "El fiscal del Supremo sostiene que Conde no incurrió en apropiación indebida en Argentia". Y añadía: "El fiscal elimina el delito de apropiación indebida". Según decía, ésto era así porque el fiscal propone la aplicación del articulo 295 del nuevo Código Penal, más benigno para el reo, en lugar del 252.

El fiscal Villanueva explicó en EL PAIS del martes, 22, que "Conde cometió delitos de apropiación indebida y falsedad" y recordó que precisamente había impugnado el punto 4 del recurso, cosa que el entorno del ex banquero y El Mundo callaron.

El articulista de El Mundo está ahora enfadado quizá con su propio diario. Porque su periódico reprodujo en su segunda edición las manifestaciones de Villanueva, citando a EL PAÍS. El articulista debería dirigir su ira contra sus compañeros y no contra EL PAÍS, que publicó una información que hasta fue considerada de interés para sus lectores por El Mundo.

Se puede entender que los abogados de Conde defiendan con ahinco sus argucias. Más difícil de comprender es esa defensa, con la mala uva de un abogadillo, por un periodista. A menos que sea un impostor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de julio de 1997