Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Diez chicas hospitalizadas y 210 atendidas por Cruz Roja en el recital de Mark Owen

El tumultuoso concierto de Mark Owen en la sala La Riviera acabó anoche con 10 espectadoras hospitalizadas y otras 210 atendidas, según Cruz Roja y el servicio de urgencias del 061 del Insalud. Cinco chicas fueron evacuadas al Doce de Octubre; cuatro, al hospital Clínico, y otra, a la clínica de la Concepción. Nueve de las ingresadas (de entre 13 y 17 años) sufrieron lipotimias y golpes de calor. La décima sufrió sendas fracturas en una pierna y en una muñeca, así como magulladuras a causa de una avalancha. Según la sala de conciertos, a la 1.30 de la madrugada sólo quedaba una niña ingresada.Cruz Roja dijo que hacia las 18.00 se produjo una avalancha en las afueras de la sala, en el paseo de la Virgen del Puerto, que originó los primeros desfallecimientos: "Ha habido muchas adolescentes que se han pasado demasiado tiempo apiñadas bajo el sol y cerca de la puerta, y eso ha ocasionado los golpes de calor y las lipotimias".

El centro coordinador de Cruz Roja en Majadahonda tuvo que pedir ayuda al servicio de urgencias del Insalud ante el aluvión de jóvenes aprisionadas. Los enfermeros de Cruz Roja, que envió a 60 voluntarios, aseguraron que durante el concierto se vivieron nuevas avalanchas. "No teníamos ni sitio para atender a las chicas", señalaron. La dirección de La Riviera matizó: "todo era normal, siendo un concierto de Mark Owen", y achacó los problemas al histerismo: "Había chicas que llevaban aquí desde la nueve de la mañana para coger sitio". Insistieron además en que, si el aforo es de unas 2.500 personas, no entraron más de 2.000. Y que habían cuadruplicado los dispositivos de seguridad. "Nosotros sólo hemos puesto la sala. La organización es responsabilidad de la compañía RCA". Este diario intentó sin éxito hablar con los promotores del concierto. Un portavoz de la Policía Municipal precisó: "No podemos decir que haya exceso de aforo, pero sí muchas personas dentro y fuera de la sala".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 1997

Más información

  • La organización lo achaca al histerismo