Tiendas chulas

El concurso de escaparates castizos de la Cámara de Comercio atrae a 50 empresarios

Doce goyescas y chulapas "de pana, fibra, lana y fantasías" bailan bajo un toldo rayado verdiblanco, dándole aire de verbena al escaparate de El Gato Negro, una de las tiendas de lanas más antiguas de Madrid. De esta manera se presenta este establecimiento por novena vez al XVII Concurso de Escaparates organizado por la Cámara de Comercio e Industria de Madrid. Los "chulapitos", como los llama Josefina Corazón, dueña del local de la plaza Mayor fundado por sus padres en 1914, han sido realizados con esmero por tres ganchilleras durante dos meses. En el certamen participan otros 50 empresarios madrileños: sastrerías, hoteles, centros comerciales, pastelerías o papelerías. Todos tienen que mostrar de forma original sus productos para promocionarlos mediante la utilización de elementos típicos de las fiestas de San Isidro.Y durante un mes, hasta el 10 de junio, fecha de la entrega de los 12 premios de la Cámara de Comercio y del Ayuntamiento de Madrid (y de 12 menciones de honor), sus clientes podrán divertirse ante las mil interpretaciones que se pueden hacer con artículos muy distintos de las fiestas del santo.

Algunos comercios se presentan por primera vez, como la tienda de artesanía Acordarte, de María Isabel García, en la plaza de Jacinto Benavente, 1, que lleva abierta un año y cinco meses. En el escaparate ha puesto una plaza de toros de madera hecha por su marido. En las gradas figuran naipes en lugar de personajes, ya que la tienda vende barajas de colección. Alrededor de la plaza ha colocado figuritas de porcelana fabricadas por artesanos con los que trabaja habitualmente. Y encima hay una luna, "porque cuando se acaban los toros la televisión siempre enfoca la luna", explica María Isabel García.

Otros llevan años concursando: es el caso de Diseños, una tienda de marcos de la calle de Máiquez. "Abrimos la tienda hace 12 años y desde entonces siempre hemos concursado", explica el dueño, Fernando Guerra. "Hace unas semanas la gente ya me preguntaba extrañada que si este año no iba a poner nada", añade sonriendo.

Todos hablan de su apego a la tradición madrileña: "Tenemos que defender la cultura de esta ciudad o el tomacopas acabará con ella", explica el escultor Puente Jerez, de la galería de arte taurino José Puente (calle del Príncipe, 17), que también concursa este año y que teme que los bares acaben con el comercio tradicional. Para la dueña de Acordarte "es muy importante que el centro de Madrid vuelva a tener el aire que tenía antes". "Solamente con un poco de dedicación en tu negocio puedes conseguirlo", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50