Los españoles son muy solidarios, algo patriotas y poco militaristas según una encuesta

La vida del prójimo, la paz, la libertad y la justicia antes que la patria. Ése es el orden de valores de la sociedad española actual, según una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que ayer fue presentada en el Congreso por el ministro de Defensa, Eduardo Serra.Cuando se preguntó a los encuestados si estarían dispuestos a arriesgar su vida por algo, sólo uno de cada cuatro (el 51% de los que aceptarían jugarse la vida por alguna causa distinta a su familia) mencionó a la patria.

Y es que los españoles no parecen muy inclinados a la defensa armada. Aunque el 84,8% se declara orgulloso de ser español y el, 65,4% se emociona ante la bandera, sólo el 52,4% defendería voluntariamente a España frente a una agresión exterior. Que la defiendan otros, parece la actitud más generalizada.

La postura de los españoles ante sus Fuerzas Armadas resulta, cuanto menos, paradógica. El 44,6% tiene una buena opinión del Ejército, la tercera institución más valorada en la encuesta, tras la Iglesia y la Prensa.

Sin embargo, a pesar de que el 45,8% considera que las Fuerzas Armadas no están preparadas para defender a España de un ataque y de que el 35,6% admite que no cuentan con medios suficientes, más de la mitad califica de "excesivo" o "adecuado" el actual presupuesto de Defensa.

Profesionalización

e se admite el aumento de los gastos militares (49,2%) si va ligado a la supresión del servicio militar y a la profesionalización total de los ejércitos, una opción que apoya el 74,6% del total, frente al 18% que respalda el actual modelo mixto.El pacifismo solidario de los españoles se manifiesta en el abrumador respaldo que obtiene la participación de tropas españolas en misiones de ayuda humanitaria (85%) y en el hecho de que éste sea el único motivo, junto a la invasión del país, que justifica para los encuestados una acción de carácter militar. Por el contrario, guerras como la del Golfo, justificadas en base a la defensa de intereses económicos y del derecho internacional, tienen un respaldo minoritario.

Para el Ministerio de Defensa, el hecho de que casi el 20% de los jóvenes de ambos sexos se planteen la posibilidad de hacerse militares supone una garantía de que existe un mercado suficiente para reclutar a los futuros soldados profesionales.

El periodo de transición hasta la supresión de la mil¡, en el 2.003, queda asegurado por el hecho de que el 40% de los varones que disfrutan de prórroga. (800.000 en total) tenga el propósito de incorporarse a filas cuando la concluya y sólo un 13% anuncie que se hará objetor.

La división social que produjo el referéndum sobre la OTAN parece superada en favor de los partidarios: el 39% cree que la incorporación ha sido positiva y sólo el 20% opina lo contrario.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 21 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50