Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:EL QUIRÓFANO

Desayuno con adrenalina

Ración doble. Se esperaba un partido equilibrado tanto por las características de Egipto como por su importancia en la clasificación. La realidad fue, como en tantas ocasiones, superior a los pronósticos y el partido provocó un clima general de angustia e in seguridad. La defensa española y Fort impidieron en los últimos minutos la derrota.Egipto. El equipo de Javier García Cuesta impuso el ritmo del partido, bronco en ocasiones, ante un equipo español que no encontró sus constantes vitales. Su agresiva defensa y sus rápidos contraataques desequilibraron el juego español, que cometió numerosos errores en ataque.

El déficit en el pivote. Las solucio nes ante la presionante defensa de Egipto no pueden depender del juego colectivo. Las mejores opciones pasan por la búsqueda de situaciones individuales y de grupos (2x2, 3x3) en las que casi siempre interviene el pivote. La ausencia de especialistas con ex periencia obliga al seleccionador español a buscar recursos de emergencia (Esquer, Masip) y además desencadena una cascada de problemas como cambios múltipes ataque-defensa, errores en el balance defensivo y menor calidad en el contra ataque, que en definitiva alteran el equilibrio y la seguridad en el juego.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de mayo de 1997