Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pádel en la urna

Una pista acristalada y con 1.500 asientos acoge un torneo en plena plaza de Felipe II

Madrid fue ayer una ciudad abierta al pádel. La tradicional plaza de Felipe II, albergó una urna de cristal para practicar este deporte. Bajo la mirada atenta de un millar de personas, los mejores palistas del mundo, entre los que destacan los españoles, desfilaron por el Torneo de Madrid ayer y lo volverán a hacer hoy. La organización corre por cuenta de Pádel Visión y el Instituto Municipal de Deportes. Para la disputa de los encuentros se ha montado una enorme cuadrilátero de vidrio valorado en siete millones de pesetas. Las paredes son de cristal blindado y el suelo es de moqueta. La lluvia hizo funcionar unos gigantescos secadores para dejar sin agua el firme.La toma de la capital por el pádel tiene un objetivo principal: "Queremos popularizar este explosivo deporte", dice Javier Martín, presidente de Pádel Visión. "El pádel tiene un halo elitista cuando es más sencillo que el tenis y exige menos esfuerzo al apoyarse el jugador en cuatro paredes", subraya César, un jugador. En la grada, en cambio, no hubo emociones. "Con ese cristal delante todo es más frío", dijo un espectador.

Según la Federación Madrileña de Pádel, hay más de cien mil practicantes, pero sólo 2.000 licencias en la región. "Se hará grande pronto", vaticinaba el campeón mundial, el argentino Hernán Auguste. "Y no porque lo juegue Aznar", añadía un aficionado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de mayo de 1997