Al filo de la gravedad

La Casa de Campo acoge la carrera de descenso paralelo de bicicleta de montaña

Las bicicletas de montaña volaron ayer por la Casa de Campo. Los ases del m anillar, en un desafío a la ley de la gravedad, rodaron por los aires del pulmón madrileño para participar en las pruebas del campeonato de España de descenso (slalom paralelo). La volátil carrera, simbiosis de esquí y ciclismo, estaba organizada por la revista Bike y la empresa de deporte y comunicación Last Lap. David Vázquez fue el ciclista más ágil a la hora de lanzarse por un abismo de 200, metros, después de siete eléctricas mangas. Se adjudicó la carrera, a más de sesenta kilómetros por hora de zigzag, tras los madrileños Eduardo Cuesta y Héctor Merodio, del equipo Santacruz. En categoría femenina, Inés Rodríguez, del Inesport, se impuso a otra madrileña, Elena García, del Specialized Tissot. Al tiempo, se desarrolló una marcha popular de bicicleta de montaña que reunió a 1.500 participantes, dentro de los festejos deportivos de San Isidro. El pelotón surcó 30 kilómetros de caminos en un ambiente festivo y con espíritu ecológico: "Que conste que hemos pasado por caminos y hemos respetado las sendas naturales marcadas", advertía uno de los participantes. "Se ha demostrado que la gente que usa la bicicleta de montaña es respetuosa con el medio ambiente", subrayó Fernando Portugal, de Last Lap.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS