El aparcamiento en batería cubre casi todo el barrio de Salamanca

Para evitar el aparcamiento en doble fila y los bocinazos que lo acompañan, el concejal del distrito Salamanca, Fernando Martínez Vidal (PP), decidió el año pasado que los coches ya no aparcarían en línea -sino en batería- en un lado de las 30 calles situadas entre María de Molina y O'Donnell. El plan ya está acabado. Con excepción de las grandes vías (Serrano, Velázquez, O'Donnell...), que seguirán con el antiguo sistema, casi todas las calles de la zona lo han adoptado. De vez en cuando, alguna puerta de coche se abre con dificultad, y las camionetas, demasiado largas, están subidas en la acera. Pero, según el concejal, "en batería cabe casi el doble de coches".En realidad, la arquitectura de la zona, con calles de anchas aceras y amplia calzada diseñadas hace más de un siglo por el marqués de Salamanca, ha hecho posible el experimento, que no se podría aplicar en calles más estrechas, como las del barrio de La Guindalera.

Pero las costumbres y hábitos arraigados son difíciles de erradicar. Los vecinos del barrio se dividen entre partidarios y detractores de la medida: en la calle de Antonio Acuña, una agrupación de residentes y comerciantes incluso ha puesto un recurso ante el Ayuntamiento. "El nuevo sistema nos ha destrozado: hay clientes que ya no vienen. Además, los repartidores se quejan mucho porque nunca encuentran sitio para aparcar", explica furioso Domingo Pérez Marino, tintorero y portavoz de los 15 comerciantes de la calle.

Sin embargo, no todos comparten su punto de vista: "A mi no me importa nada", comenta Anette Zimmerman, dueña de una tienda de la calle de Ayala. "Los que dicen que les ha quitado clientes porque la gente ya no puede quedarse en doble fila sólo intentan buscar pretextos porque su tienda no es buena".

"En este barrio hay 7.000 comerciantes, y si hubiera un problema, le aseguro que se habría formado una revolución", asegura tajante el concejal. Por otra parte, las calles de Villafranca y Marqués de Zafra han pasado de tener dos sentidos a ser de dirección única.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de mayo de 1997.

Lo más visto en...

Top 50