Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un feto en Filosofía

Polémica por una pintura realizada en un edificio del siglo XVIIde la Universidad de Alcalá

¿Qué hace desde agosto la pintura de un feto de unos 15 metros de longitud en la cúpula de un edificio del siglo XVII? El rectorado de la Universidad de Alcalá de Henares, que ordenó pintarlo para decorar la escalera central de la Facultad de Filosofía y Letras, cree que el mural es "una muestra del arte actual que se ajusta al espíritu del edificio". Sin embargo, el catedrático de Historia del Arte de la universidad, Antonio Martínez Ripoll, disiente: el fresco es "fraudulento" y "aberrante". Mientras, la Dirección General de Patrimonio de la Comunidad de Madrid se hace cruces y ha abierto ya un expediente para borrar el fresco. Los funcionarios regionales lo han bautizado con un nombre de resonancias televisivas: "expediente feto".El colegio de San Ciriaco y Santa Paula, actual sede de la Facultad de Filosofía y Letras, fue levantado en 1623 por el arquitecto real Juan Gómez de Mora. Su construcción fue idea del obispo de Málaga, Juan Alonso de Moscoso, por lo que el edificio es conocido popularmente como el colegio de Málaga. La obra cuenta con la máxima protección legal y está incluida en el Plan Especial de Protección del Casco Histórico de Alcalá. El plan sólo permite reformas mínimas en el interior de las edificaciones. En 1995, la Universidad de Alcalá ganó el premio Europa Nostra a la protección del patrimonio por los trabajos de rehabilitación de este campus urbano del Siglo de Oro que se realizan desde 1985, en los que se han invertido ya más de 3.500 millones de pesetas. Se calcula que para rehabilitar todo el casco histórico de Alcalá se necesitarán otros 3.000 millones más.

Fernando Gómez, secretario de la facultad, contó ayer que "fue el rectorado de la universidad el que ordenó pintar el fresco tras remozar el edificio". Gómez explica que "un grupo de profesores de la facultad, al ver el resultado, ha presentado una denuncia en Bellas Artes contra el atentado cultural que supone un feto en un edificio del siglo XVIL Antes de que lo pintasen, la cúpula tenía unos filetes y unas líneas geométricas, algo en consonancia con el siglo en que fue construida". Según el secretario, "la facultad está dividida, también hay gente a la que le gusta el mural".

La pintura, cuyo nombre oficial es Bóveda celeste: el sentido de la vida, ha sido realizada por el artista José María Larrondo. Este pintor ha expuesto sus cuadros en las principales galerías madrileñas y en Amsterdam, (Holanda). Es, además, autor de un mural en el paraninfo de la Universidad de Alcalá y de otro en el auditorio de Guadalajara.

Por. su parte, fuentes del rectorado explicaron ayer que "la rehabilitación del edificio contó con el visto bueno de Patrimonio, incluido el mural". La universidad añade en su defensa: "Eduardo Chillida tiene obras suyas en iglesias góticas castellanas, Henry Moore ha decorado templos ingleses del siglo XVII y nadie se escandaliza por ello. Al contrario, sus obras aparecen en las guías artísticas más importantes. Nosotros no criticamos los trabajos de los historiadores a los que no les gusta la obra de José María Larrondo; no entendemos por qué ellos no hacen lo mismo con el pintor. Es un estupendo artista que se ha ajustado al espíritu del edificio. Presentó« varios bocetos y nos decidimos por éste. Es una pintura del siglo XX, que debemos respetar. Además, la cúpula donde se ha realizado el mural no es de Juan Górnéz de Mora, sino que fue construida 150 años más tarde".

El catedrático Antonio Martínez Ripoll -cuya especialidad es, precisamente, el arte moderno (renacentista y barroco)- ha enviado una carta al rectorado abogando por la desaparición del fresco. En la misiva, titulada Asunto feto, dice que el mural, responde "a un intervencionismo fraudulento, de maneras aberrantes, groseramente repasado por un horrendo y decadente perfilado de purpurina dorada, contrario al buen gusto". Termina señalando que el feto es "un desafuero al recto proceder civilizado y culto".

La Dirección General de Patrimonio aseguró ayer que el fresco había sido pintado sin su permiso "y en un sitio inadecuado". También afirma que ha remitido un requerimiento a los promotores de la obra para que hagan desaparecer el feto. La universidad no sabe nada de esto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de abril de 1997