Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ortega amenaza con "las armas" ante una jornada de protesta en Nicaragua

En vísperas del desafío en la calle del sandinismo al flamante Gobierno conservador de Arnoldo Alemán, la tensión aumenta en Nicaragua. El ex presidente Daniel Ortega ha dejado clara la magnitud de la apuesta. "Si Alemán sigue con su programa dictatorial, volveremos a las armas", aseguró el líder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), que recientemente perdió por segunda vez consecutiva las elecciones frente a los conservadores. El país está en alerta ante la jornada de protesta convocada por los sandinistas para hoy. "El lunes empieza la, lucha", declaró Ortega."Con la lucha que empieza pretendemos evitar que el país vuelva a la guerra", comenzó Ortega, "porque si el Gobierno sigue avanzando en su programa dictatorial no nos quedaría otra alternativa que volver a coger las armas". "Ni al Gobierno ni a Nicaragua le conviene que Arnoldo Alemán caiga a balazos". Ortega ha vuelto a su discurso más duro.

Los sandinistas quieren dar a la protesta, de hoy un carácter lo más amplio posible y subrayan que no es una movilización partidista. Aunque las comparaciones con la asonada que el FSLN organizó en 1993 contra el Gobierno de Violeta Chamorro son inevitables, Ortega aseguró que hoy las cosas serán muy diferentes: "Los productores que apoyaron a los liberales están jodidos. Saben que a este ritmo van a perder sus tierras".

Las causas de fondo que han provocado esta degradación de la situación política y social en Nicaragua tienen que ver, según Ortega, con un plan del presidente Alemán para instaurar una dictadura neosomocista. "Ésta es la luz roja para advertir a Alemán que no se permitirá el regreso de la dictadura. El Gobierno está actuando como si se hubiera producido el triunfo de la revolución liberal".

La solución al conflicto social que atraviesa Nicaragua pasa para Ortega por un Acuerdo Nacional: "Si el Gobierno es inteligente, trabajará una salida negociada. Nosotros no tenemos prisa, la lucha acaba de iniciarse".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de abril de 1997