Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PATRIMONIO

Garganta pide ayuda urgente a Cultura para su iglesia gótica del XV

La iglesia parroquial de Garganta de los Montes se tambalea. Uno de sus pilares centrales, sobre el que se sustentan dos arcos góticos, está carcomido por el llamado mal de la piedra. El alcalde, Rafael Pastor, independiente, pidió hace unas semanas al consejero de Cultura, Gustavo Villapalos, que visitase la parroquia "antes de que se cayese". Villapalos aceptó el reto y el pasado miércoles anunció que se presentaría. Pero no fue.

La iglesia parroquial de Garganta (314 habitantes), dedicada a San Pedro, fue construida en el siglo XV, aunque posee añadidos de los siglos XVII y XVIII. Se trata de un templo religioso de dos naves, construidas en el estilo gótico, aunque ha sufrido posteriores agregados y reformas barrocas. Como otras tantas iglesias de la zona, fue incendiada durante la guerra civil.Los vecinos han restaurado recientemente la parte del altar, dado el mal estado que presentaba. Pero estas mejoras no han resultado suficientes.

El Ayuntamiento ha reclamado varias veces a la Comunidad su rehabilitación, dado que uno de los pilares donde se asientan dos arcos góticos sufre, el mal de la piedra: se deshace. Las ayudas fueron denegadas siempre porque el templo pertenece al arzobispado. Pero el alcalde no desiste.

Hace unos días envió una carta al consejero de Cultura, Gustavo Villapalos, pidiéndole que visitase el templo, "antes de que se viniese abajo". Pastor lo explica: "El pilar ya ha cedido algunos centímetros y los arcos que sustenta se han abombado. Si el pilar se cae, la iglesia se desploma".

Suelo hundido

El templo sufre, además, humedades en su cubierta y el suelo de madera se ha hundido en algunos lugares. "En general, toda la iglesia necesita una rehabilitación urgente", añade.En el interior de este edificio apenas quedan objetos religiosos de valor. El retablo desapareció durante la guerra civil y el coro, hace unos treinta años. Actualmente, según el regidor, restos del coro se pueden encontrar en un restaurante de Miraflores (3.100 habitantes).

El consejero de Cultura, a pesar de haber prometido su presencia el pasado miércoles, no pudo acercarse al pueblo a causa de una ligera indisposición. Ha asegurado que visitará la localidad el próximo día 6 de mayo. El alcalde bromea con que "a lo mejor, no llegará a tiempo de ver la iglesia en pie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 13 de abril de 1997