Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL LIGA DE CAMPEONES

La obsesión rojiblanca

El técnico serbio analiza los hombres clave del equipo de Amsterdam

Inmerso en un preocupante proceso de descomposición, con una fuga masiva de estrellas, el Ajax sigue lleno de buenos futbolistas. Unos cuantos, espiados y analizados al milímetro por el sofisticado laboratorio de Antic, llenan de preocupación al bando madrileño De entre toda la nómina de jugadores de postín sobresalen tres de ellos: Kluivert, Litmanen y Babangida. Éste último será duda hasta poco antes del partido por un proceso gripal.PATRICK KLUIVERT. 20 años. Delantero holandés. 1,88 metros de altura y 79 kilos de peso. Es la principal preocupación rojiblanca. Uno de los dos jugadores que, según Antic, marca la diferencia del Ajax. Se ocupa de concretar el elaborado juego del Ajax. Dispone de una técnica excelente, en el control y remate. En las sesiones de espionaje, los técnicos han comprobado que sigue con el gol entre ceja y ceja. Santi y Solozábal, en zona, se encargarán de su vigilancia. La idea es hacerle trabajar lo más lejos posible del área, porque por los aledaños de Molina puede resultar letal.

JARI LITMANEN. 26 años. Centrocampista finlandés. 1,81 metros de altura y 82 kilos de peso. Radomir Antic le considera un jugador tácticamente casi perfecto. Juega de seis de Cruyff, como hacía Bakero en el Barca. Excelente de espaldas a la portería. Y desde la media punta, dispone de un gran olfato en las llegadas al área. Tiene oficio y garantiza el equilibrio del equipo. Ayuda en la construcción del juego y está también en la. zona de entre líneas y en la definición. Sus movimientos son simples, de arriba a abajo y siempre en vertical, pero muy complicados de interrumpir.

TIJANI BABANGIDA. 23 años. Extremo derecha nigeriano. 1,69 metros de altura y 69 kilos de peso. A Caminero le parece el adversario más peligroso. Su participación en el encuentro es dudosa debido a un proceso gripal. Extremo a la antigua, pegado a la banda, donde saca partido de su velocidad y destreza. Tiene menos recorrido que Finidi, al que se ha sustituido. Su ascensión ha sido rapidísima. Jugó un gran torneo en los Juegos de Atlanta, comenzó de suplente en el Ajax y ahora es uno de los jugadores de más prestigio. Por sus pies, o por los de Overmars, el inquilino de la otra banda, Pasan todas las jugadas de ataque del equipo. El juego elaborado del Ajax, muy al estilo del Barca de Cruyff, busca siempre los costados como arranque de la última puntada. Los rojiblancos han detectado que no tiene demasiado carácter. Algunos jugadores han declarado que confían en una sesión de castigo en los primeros minutos para intimidarle.

MARC OVERMARS. 24 años. Extremo izquierda holandés. 1,73 metros de altura y 72 kilos de peso. Le llamaban bip, bip por su velocidad supersónica antes de sufrir una grave lesión de rodilla que le impidió jugar durante nueve meses. Fue el primer nombre en el que pensó Antic cuando el sorteo le emparejo con el Ajax. Tras ver su evolución de la lesión que le ha tenido apartado de los campos durante media temporada, los técnicos rojiblancos están menos preocupados. No es el Overmars de antes de la lesión. O mejor dicho, su velocidad, su mejor arma, no es la misma. Preferentemente juega en la banda izquierda, pero la enfermedad de Babangida puede hacer que se traslade a la derecha.

FRANK DE BOER. 27 años. Centrocampista o defensa holandés. 1,79 metros y 79 kilos. Los rojiblancos rezan, porque actúe de defensa izquierda, en la plaza de Bogarde, y ceda su plaza de medio centro a Witschge. Solvente como organizador, dada su precisión y criterio tanto para jugar en corto como en largo. Pero le falta un poco de ingenio. Buen táctico. Versátil, como cabe esperar de un jugador curtido desde su infancia en la escuela del Ajax. La idea es presionarle con insistencia en cuanto reciba la pelota.

RONALD DE BOER. 27 años. Interior. Comenzó su carrera futbolística como delantero centro y se ha reconvertido en un espléndido interior derecha. Parece lento, pero su manejo del balón es de una gran eficacia. Apenas pierde la pelota. Juega con una gran serenidad, tiene un buen tiro de media distancia y tiene gol. Un magnífico jugador.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 5 de marzo de 1997