La ministra de Justicia resalta el "gran prestigio" del fiscal Poyatos

La ministra de Justicia, Margarita Mariscal, afirmó ayer en el Senado que el fiscal Luis Manuel Poyatos Bernáldez, propuesto para ocupar la vacante de fiscal jefe de la Audiencia Nacional, es una persona que goza de "gran prestigio" en el ámbito judicial, lo que se demuestra, precisó, con el hecho de que el Consejo fiscal aprobase su candidatura por nueve votos contra dos. Frente a esta opinión, las asociaciones progresistas de jueces y fiscales criticaron duramente la elección por los antecedentes de Poyatos como fiscal del Tribunal de Orden Público y por su intervención en el caso Bardellino.

Margarita Mariscal afirmó que todo lo que "significa ocupar vacantes de acuerdo con los principios de mérito y capacidad es un paso adelante para cerrar cualquier crisis de la Audiencia, que ya ni existe".Respecto a la responsabilidad de Poyatos en la puesta en libertad del jefe de la camorra, napolitana, Antonio Bardellino, en 1984, Mariscal aseguró que de todos los que participaron en ese tema "es el que menos intervención tuvo, si es que tuvo alguna".

La ministra también dijo ayer que, en su momento, no había "causa legal" para expulsar al ex juez Luis Pascual, Estevill, ahora encarcelado por cohecho, del Consejo General del Poder Judicial.

El "prestigio" del fiscal Luis Poyatos fue puesto en tela de juicio por Cristina Almeida, de Izquierda Unida, que aseguré que Poyatos fue uno de los fiscales "más duros" del Tribunal de Orden Público (TOP), en el que actuaba con "convencimiento" en la aplicación de la legislación franquista.

Almeida, que, como abogada, coincidió con Poyatos siendo éste fiscal del TOP, dijo que en este tribunal había fiscales que reclamaban penas de cárcel para estudiantes, profesionales o políticos, "pero con una cierta humanidad". "Sin embargo, él tenía una rigidez impropia para unas leyes que eran represoras. Personalmente, me parecía uno de los fiscales más duros", agregó.

A su vez, los fiscales de la propia. Audiencia lamentaron que el designado no fuese el teniente fiscal Eduardo Fungairiño, el otro candidato a jefe de la Fiscalía, que no obtuvo ni un solo voto del Consejo Fiscal.

No obstante, Fungairiño dijo a Servimedia: "Estaremos encantados de que el señor Poyatos, si el Consejo de Ministros confirma su nombramiento, venga aquí de jefe. Es un compañero de la casa y será, como siempre y como es lógico, muy bien recibido y con los brazos abiertos".

Para Fungairiño, Poyatos reúne las cualidades idóneas para ocupar la jefatura de la Fiscalía de la Audiencia, en la que, como en cualquier otra, "hay que entrar con ganas de trabajar y con el ánimo de hacerlo rápido y bien".

La reacción más contundente contra Poyatos fue la del sectetariado de la Unión Progresista de Fiscales (UPF), que aseguró que su trayectoria "no se ha caracterizado precisamente por la defensa de las libertades democráticas y los derechos fundamentales ni frente al crimen organizado".

Problemas agravados

Poyatos, según la UPF, "no ha acreditado méritos profesionales ni académicos para acceder a dicho cargó ni a la. categoría de fiscal de Sala del Supremo". En su criterio, los graves problemas de la Fiscalía, lejos de solucionarse, corren el riesgo de verse "seriamente incrementados"José Antonio Alonso, portavoz de Jueces para la Democracia, dijo que su asociación no cree que el fiscal Poyatos tenga "una gran capacidad técnica y el buen sentido de la autoridad" necesarios para dirigir la fiscalía de la Audiencia.

El portavoz de la Asociación Profesional de la Magistratura, José Luis Requero, prefirió "esperar a ver cómo desempeña su función", pero añadió que ellos "no encuentran pega alguna en sus antecedentes".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS