Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Reflexión sobre la poda en Madrid

Quiero felicitar a M. I. Torres Mayoral por su carta publicada en EL PAIS del domingo 26 de enero con el título ¿Podadores o verdugos? ya que abre una una importante y necesaria reflexión sobre cómo tratamos a nuestros árboles.El problema de la poda excesiva viene de antaño y radica en dos cuestiones. La primera es la aplicación de las técnicas de poda de los frutales, justificada en este caso por la producción de fruta, pero totalmente perjudicial para la salud del árbol. Asimismo existe la creencia popular (totalmente anulada científicamente) de que así se rejuvenece al árbol.

La segunda cuestión es la económica se tarda mucho menos en terciar un árbol que en realizar una poda adecuada de aclareo y limpieza de ramas secas y partes dañadas.

Por otro lado, quiero aclarar que sí existe una diferencia entre la gestión pública y la privada. Esta última viene condicionada por unos beneficios y no va a reparar en el bienestar de los árboles, si esto supone una pérdida económica.

El Ayuntamiento de Madrid cuenta con un grupo especializado en poda de trepa. Ya no se utiliza el hacha, sino el serrote, que deja una herida en buen estado para que pueda cicatrizar. Se busca, ante todo, beneficiar al árbol.Los árboles no entienden de economía. Madrid es la segunda ciudad del mundo con más árboles. Es el legado de nuestros antepasados y creo que debemos luchar por conservarlo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 14 de febrero de 1997