La Liga Musulmana de Pakistán, viritual ganadora de las elecciones

, El ex primer ministro y líder de la Liga Musulmana de Pakistán (PML), Nawaz Sharif, conservó ayer su escaño de Lahore, la capital de la provincia de Punjab y feudo de la familia Sharif, donde también resultó electo, según los primeros resultados no oficiales, su hermano Shalibaz. En los sondeos a pie de urna, la Liga aparecía anoche como virtual ganadora de estos comicios, cuya principal característica ha sido una masiva abstención, fruto del desencanto de la población con los políticos.

Aunque se produjeron ocho muertes en los diversos enfrentamientos armados entre grupos políticos rivales, la jornada electoral fue relativamente tranquila. Muchos de los 56,5 millones de paquistaníes con derecho a voto optaron por quedarse en casa, quizás para expresar, como aventuraron los analistas, su descontento con el sistema político que les lleva de un Gobierno corrupto a otro, pues tanto Sharif como Benazir Bhutto (ella, por dos veces) fueron depuestos por el presidente bajo acusaciones de corrupción y abuso de poder.Poco después de cerrarse los colegios electorales, la PML declaraba que recibiría una "marea" de votos y que la victoria estaba indudablemente en sus filas. Por el contrario, el Partido Popular de Pakistán, que dirige Bhutto, reiteraba lo que ya había anunciado días atrás, que "las elecciones no fueron ni libres ni democráticas" y que hubo un 'Traude masivo".

Sin embargo, el jefe del equipo de obsevadores de la Commonwealth, el ex primer ministro australiano Malcolm Fraser, se declaró en una conferencia de prensa "satisfecho" por el desarrollo de las elecciones.

Después de depositar su voto, Nawaz Sharif, de 48 años, declaró que, una vez proclamada oficialmente la victoria de la Liga, su prioridad será "revitalizar la economía" para devolver el país al "camino del progreso y de la prosperidad".

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS