Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
DESAPARECE UN DIRECTIVO HISTÓRICO

Falleció Saporta, un personaje clave

Su figura estuvo ligada al baloncesto y a grandes, momentos del deporte español

, Raimundo Saporta, de 70 años, vicepresidente de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA) y presidente de honor del Real Madrid, falleció ayer en el hospital Ruber Internacional donde estaba ingresado desde hacía días debido a un agravamiento de la afección renal que padecía. Con su muerte desaparece una de las figuras clave en la organización del deporte español. Con relaciones a los más altos niveles desde su trabajo en el Banco Exterior, y gracias a una habilidad negociadora asombrosa, consiguió abrir fronteras para los equipos españoles cuando en la época franquista todo el mundo era siempre limitado.Saporta dedicó prácticamente toda su vida al baloncesto, pero también al fútbol, en el que tuvo intervenciones., decisivas en momentos importantes. Ligado al Real Madrid, suya fue la gestión fundamental que llevó a Alfredo Di Stéfano al club blanco en lugar de al Barcelona. Y bajo su dirección fue un éxito internacional la organización del Mundial 82, sólo oscurecida por el fracaso de la selección española.

Saporta, largos años vicepresidente madridista, nació en París el 16 de diciembre de 1926. Hijo de padre español y de madre francesa, vivió en París hasta la invasión alemana en la Segunda Guerra Mundial. En 1941 emigró junto a su familia a España. Estudianie del Liceo Francés, mostró pronto aptitudes organizativas. Así, con tan sólo 13 años era directivo de la sección de baloncesto en este Instituto. Al acabar el bachillerato tuvo que elegir entre estudiar una carrera o trabajar. Se decidió por esto último, ya que su padre había fallecido hacía poco.

Su primer empleo fue en una tienda de electrodomésticos de la Gran Vía madrileña, propiedad de unos amigos suyos. Luego, dejó este comercio para entrar en el Banco Exterior, donde con el tiempo llegó a ocupar una dirección adjunta a la presidencia.,

Paralelamente, Saporta continuó con su labor en el mundo deportivo. La Federación de Baloncesto le quiso hacer miembro de su junta directiva a los 19 anos, pero los estatutos de ésta exigían un mínimo de 21. El mismo día en que los cumplió se incorporó definitivamente a la federación, donde comenzó como Raimundo Saporta tesorero y llegó a vicepresidente, su cargo preferido, porque era un trabajador en la sombra.

En 1952, el presidente del Real Madrid, Santiago Bernabéu, le ofreció el cargo de contador en la junta directiva. Saporta se ganó pronto su confianza y dos años más tarde fue tesorero. En 1962 fue elegido vicepresidente y un pilar básico. Lo dejó en 1978, tras el fallecimiento de Bernabéu y después de organizar la transición. Estuvo de nuevo en la etapa de Ramón Mendoza, pero los nuevos tiempos no le gustaban y se refugió casi exclusivamente en su vicepresidencia de la FIBA y en las relaciones internacionales. Un infarto le apartó aún más.

Raimundo Saporta obtuvo las más altas condecoraciones y ocupó otros muchos cargos pero, sobre todo, su prestigio como directivo eficaz se mantuvo hasta para las nuevas generaciones que no le conocían.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de febrero de 1997