Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

TONETTI PARA CIOLI

En Santander es casi tan popular como el mar Cantábrico, en cuyas aguas se baña todos los días del año, llueva o nieve. José Sanz, más conocido por Cioli, panadero jubilado a punto de cumplir 75 años, recibió el jueves en Bilbao el Premio Tonetti, instituido por la asociación que integran amigos del payaso cántabro, con el que premia los valores humanos. Cioli, que tiene en su agenda los nombres de 140 personas a quienes salvó de morir ahogadas, es el ángel guardián de las playas de Santander, preferentemente de la Magdalena, el más veterano de los socorristas en activo. En su casa guarda unas cuantas condecoraciones -entre ellas, la medalla de la Cruz Roja- y, entre otros regalos, 15 relojes en uso, con cuya ofrenda otras tantas personas a punto de ahogarse le testimoniaron su gratitud. "Ahora", explica, "los bañistas se cuidan más y se defienden mejor de los riesgos del mar, así que me dan menos trabajo". El jueves mismo, antes de emprender el camino de Bilbao para ser recibido en el Ayuntamiento y por la noche asistir a una cena homenaje, Cioli realizó en la Magdalena sus abluciones de cada mañana. Confiesa que en su casa no tiene ducha y que nunca se despoja del salitre que cubre su piel, "porque el agua del mar es purificadora, así que yo no sé lo que es coger un catarro".-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de febrero de 1997