Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Acercar el horizonte

Ese niño que nos mira tiene la palabra; escucharle es sinónimo de acariciarle.Sin embargo, los niños nos dicen (si les preguntamos) que nadie les entiende. Será verdad.

Tal fracaso social es como cuando se duerme una pierna: el anticipo de la muerte.

Si queremos que los niños sean en colores, no nos preguntemos tanto por el mañana de nuestros niños, sino por su hoy.

No podemos perder la oportunidad de educar correctamente a los bebés, a los niños, a los adolescentes, a los jóvenes; es con esa palanca con la que moveremos mejor el mundo.

No se dude: la infancia es el mayor patrimonio de la sociedad; en ella se puede iniciar la paz.

Recientemente, el Ayuntamiento de Villaviciosa de Odón (Madrid) ha nombrado defensora del niño a Noelia Millán. ¡Que cunda el ejemplo en otros municipios!

Trabajar para y por la infancia y juventud es ponerse a su lado, es aportar entrega y buen humor, esfuerzo y sinceridad.

Desde luego, no hay mayor suerte que poder volcar el alma y la vida en una obra tan humana y de futuro como ésta.

Y es que, como dijo Miguel Hernández en sus Nanas de la cebolla, "tu risa me hace libre, me pone alas".- Defensor del Menor en la Comunidad de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 31 de enero de 1997