Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

RTVE gasta el 20% de su presupuesto en servicios "marcadamente públicos"

El ente financia desde RNE hasta el deporte olímpico

Mientras el Gobierno y RTVE mantienen en secreto el contenido del Plan de Renovación del ente público, la radiotelevisión estatal aporta una primera respuesta a la última recomendación de Tele 5 -"en vez de ocuparse de rebañar hasta la última peseta de los ingresos, ocúpense de controlar hasta la última peseta de los gastos"-, hecha en medio de la polémica suscitada por los repentinos deseos de RTVE de captar más publicidad.Fuentes del ente afirman que una parte de sus costes responden a la prestación de servicios de "marcado carácter público", de los que no se puede prescindir hasta que sean asumidos por otros organismos o financiados directamente por el Estado. Para este año evalúan esos costes en 52.026 millones de pesetas, esto es, algo más del 20% del presupuesto total de RTVE.

Directivos de las cadenas privadas Antena 3 y Tele 5 protestaron en cuanto escucharon que RTVE se preparaba para rebañar "hasta la última peseta" que pudiera aparecer en el mercado publicitario. El anuncio era contradictorio con la previsión de ingresos comerciales realizada por el equipo de la actual directora general, Mónica Ridruejo, que rebajó el presupuesto de publicidad de 1997 respecto al del año precedente.

A los pocos meses de establecida dicha previsión, el nuevo responsable económico de RTVE, Félix Sánchez Brunete, mantiene la tesis contraria, es decir, la de luchar por la publicidad como cualquier otra empresa de comunicación.

Tras el primer intercambio de disparos, RTVE se defiende con el argumento de que, en realidad, su presupuesto es una vía para sostener una serie de actividades estatales. Sólo el coste de tales servicios públicos supera, por sí mismo, todo el gasto anual de Tele 5.

Gran parte de ese coste de "servicios públicos" (25.351 millones de pesetas) corresponde a la financiación de Radio Nacional de España, cuyas emisoras carecen de publicidad comercial.

También se incluye el coste de los centros territoriales de TVE (16.887 millones), estructura de la que carecen las cadenas privadas; así como la financiación de los canales vía satélite de TVE (3.577 millones). La Orquesta y Coros de RTVE cuesta otros 1.936 millones. La financiación del deporte olímpico se lleva 1.600 millones más. El resto se va en programas institucionales (el seguimiento de las actividades de la Casa Real o retransmisiones parlamentarias) y otros.

Desde una de las cadenas privadas se hacen otras cuentas. Aceptando el argumento de que no tiene sentido comparar la actividad (ni los costes) de las empresas públicas de televisión con las comerciales, lo lógico es comparar con otras grandes televisiones estatales.

Y así ocurre que TVE recibe 170.000 millones de pesetas anuales entre subvenciones y endeudamiento autorizado, mientras la RAI recibe 210.000 millones, pese a ser un país más poblado. Y si los alemanes pagan bastante dinero por sus televisiones públicas, no es menos cierto que tienen prohibido emitir publicidad en horario nocturno.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 1997