Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Onda Cero impulsa el área comercial para sacar mas rendimiento a sus estrellas

El nuevo equipo directivo descarta contribuir a la crispación

Con la intención de sacar "un mayor rendimiento" a los programas de las tres grandes estrellas de la cadena -Luis del Olmo, Julia Otero y Concha García Campoy-, Onda Cero ha iniciado el año 1997 con una importante renovación en su cúpula directiva.Santiago Galván, hasta ahora consejero delegado y director general de la cadena, ha sido promocionado para un puesto directivo en la ONCE. Tras el alivio económico -Galván tomó las riendas en 1992 con 4.000 millones de pérdidas y el ejercicio de 1996 se va a cerrar con 150 millones de beneficios y un cashflow de 1.000 millones-, la ONCE, único- accionista de Onda Cero, ha decidido un cambio de dirección. Antonio Martínez Henarejos, procedente del departamento de Servicios Sociales de la ONCE, ha sido nombrado consejero delegado, y Eduardo Alcalde -elúltimo director que tuvo Antena 3 Radio-, director general.

La reestructuración no supondrá un cambio de línea. El nuevo consejero delegado asegura que por encima de cualquier directivo nuevo "siempre está la ONCE". La organización pretende mantener el camino abierto por Galván y la pérdida de 322.000 oyentes reflejada el pasado mes de diciembre por el Estudio General de Medios sólo ha sido considerada como "una bajada coyuntural", en palabras de Eduardo Alcalde. "La radio no es la televisión; no estamos sometidos al dictado de la audiencia", apostilla el director.

Poder mediático

Convencidos de que la emisora está lo suficientemente saneada económicamente como para afrontar con optimismo un desarrollo importante, Alcalde es partidario de acometer ciertas reestructuraciones: "Impulsar el departamento comercial, acentuar la lucha por la publicidad local, mejorar la cadena musical y estimular la programación". Lo cual se traducirá en un intento por rentabilizar al máximo los programas estrella y consolidar el resto de la programación.Los nuevos rectores de Onda Cero creen que a los espacios de Luis del Olmo (Protagonistas), Julia Otero (La radio de Julia) y Concha García Campoy (La brújula) "se les puede sacar mayor rendimiento en cuando a la demanda de la audiencia".

Para ello tendrán mayor apoyo comercial, más personal y contarán de forma habitual con estudios de mercado elaborados por la emisora. "Nuestros programas estrella merecen más", reflexiona Martínez Henarejos, quien apuesta por realizar un trabajo "oyente a oyente, ciudad a ciudad".

"Ellos [en referencia a las figuras] son lo suficientemente inteligentes como para reflexionar", apostilla Alcalde. De hecho, Julia Otero, tras regresar ayer a la emisora una vez concluida su baja maternal, quiere auditar su programa con llamadas de los oyentes.

En principio, Onda Cero no está dispuesta a echar las redes en el mercado para contratar nuevas figuras, pese a reconocer que la radio convencional española "no podría funcionar sin estrellas, dado su gran poder mediático".

Actualmente, Onda Cero tiene una plantilla de 800 trabajadores -como soporte laboral de la ONCE, el 10% tiene alguna discapacidad-; más de un centenar de postes emisores; y una facturación publicitaria aproximada de 10.000 millones de pesetas. "Tenemos la relación más elevada de la radio española de facturación y audiencia por trabajador", afirma Eduardo Alcalde. Onda Cero solicitará más postes emisores en los futuros concursos de las comunidades autónomas. Blas Herrero, el empresario asturiano que cuenta con 60 emisoras integradas en Onda Cero, tiene contrato con la cadena hasta 1999 y, en opinión de Martínez Henarejos, "ahora mismo comparte la sintonía de la casa".

Sobre la crispación que viven los medios de comunicación, Onda Cero pretende ser "equidistante". Convencida de que no hay mercado para más de tres cadenas comerciales, "Onda Cero pretende caminar, pero no contra nadie".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de enero de 1997