Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GESTIÓN CULTURAL

El director del Festival de Otoño abre una crisis por la falta de personal

Ignacio Amestoy, nombrado hace ocho meses director del Festival de Otoño, ha puesto su cargo a disposición del consejero de Educación y Cultura, Gustavo Villapalos. El motivo de esta decisión viene dado por la precariedad en la que considera que se desarrolla su, trabajo: "Hemos sacado a flote el pasado Festival de Otoño porque era una situación excepcional y se ha trabajado en unas condiciones que de manera coyuntural podían aceptarse, pero no como algo estructural y menos a largo plazo", señala Amestoy, quien dejó su cargo como director adjunto de Diario 16 para trabajar para la Comunidad.En los cinco últimos años, el equipo que organiza el Festival de Otoño ha ido reduciéndose paulatinamente hasta el punto de que en la actualidad sólo lo conforman dos personas, entre las cuales se incluye el propio Amestoy.

Muchas de las 20 personas a las que se ha ido rescindiendo sus contratos en el Centro de Estudios y Actividades Culturales de la Comunidad trabajaban para el Festival de Otoño, cuya última muestra, ya dirigida por Amestoy, obtuvo 111.000 espectadores de teatro, 58.000 de danza y 80.000 de música. En 1995, esta muestra alcanzó los 29.000 espectadores en teatro, 52.000 en danza y 69.000 en música.

Villapalos declaró ayer que tanto él como el presidente de la Comunidad, Alberto Ruiz-Gallardón, están interesados en que Amestoy continúe al frente de esta muestra y espera resolver los problemas que han llevado al director del Festival de Otoño a presentar lo que se puede considera una dimisión: "Lo que pide es razonable, es lógico que quiera trabajar con unas mínimas ondiciones".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de diciembre de 1996