Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

MATA HARI VUELVE A SU PUEBLO

Mata Hari, la figura más misteriosa y controvertida de la historia de Holanda, regresa envuelta en gloria y polémica al lugar de su nacimiento en Leeuwarden, la capital de la provincia de Friesland, en el extremo norte del país. Ochenta años desués de la muerte de Margaretha Zelle, o Mata Hari, el Museo provincial ha abierto un ala permanente dedicada a su famosa hija, a pesar de la resistencia de parte de la población, que consideró ofensiva esta "rehabilitación de una prostituta". Esta nueva ala del museo dedicada a la espía más notable del siglo es un viaje sensual en la vida de Mata Hari, una recreación de su mundo y del ambiente de la danza. La bailarina exótica que escandalizó al París de comienzos de siglo y terminó frente a un batallón de fusilamiento acusada de haber espiado para los alemanes no dejó herencia, ya que sus pocos bienes, reunidos en la habitación de un hotel barato de la capital francesa, fueron vendidos para pagar su proceso judicial y su residencia en La Haya subastada al mejor postor. El museo, adquirió el proceso judicial completo, alrededor de 1.500 folios, en los que se acusa a la bailarina de "rodar de cama en cama" para obtener información. Para revivir el mito de Mata Hari de la forma más real posible, el conservador del museo, Gerk Koopmans, investiga el perfume que usaba la bailarina-espía para rociar los velos que flotan en las salas de la exhibición.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 26 de diciembre de 1996