Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"Madrid tiene, tras París, la mejor cartelera del mundo"

Llegó a la distribución tras un encendido amor por las películas soviéticas. Antes, Enrique González Macho (Santander, 1947) había sido el productor más joven de España, un chico listo que dejó su oficio para apostar por el cine español y el de autor en versión original, no sin antes oír de sus mejores amigos que dicha empresa estaba condenada al fracaso. La distribuidora y los primeros cines Renoir fueron creciendo por el sencillo método de la reinversion total, que a cambio a, él le, daba una absoluta independencia respecto a la programación. Y así fue como nacieron, entre otros, los Renoir de Cuatro Caminos, los cines Roxy, Canciller, Princesa y los recientes Lido. Ahora, además de asentar distribuidora y cines, González Macho ha vuelto a su primer oficio: la pro ducción.Pregunta. ¿No es una locura abrir nuevas salas de cine?

Respuesta. Yo hice un estudio que demostraba que España admite 3.000 salas y sólo tiene 2.000. Lo que pasa es que no pueden abrirse todas en el mismo sitio. Hay ciudades que van a triplicar su parque y otras que no tienen ni el mínimo, lo cual me parece absurdo.

P. ¿A Madrid le sobran?

R. Estamos en un momento bueno y quizá admita alguna más en determinados barrios, pero por lo que hay proyectado puede haber pronto un problema de saturación.

P. ¿Hay algo que caracterice al espectador madrileño?

R. Sí, es el público más abierto que hay en España, el que acepta mejor las nuevas tendencias, las asimila mejor.

P. Quizá sea también porque es el que más cine puede ver.

R. Sí, y eso se debe a que la cartelera madrileña es la segunda mejor del mundo, sólo superada por la parisiense. El espectador puede ver aquí más películas que en capitales como Londres, Roma o Berlín, donde la oferta es de echarse a llorar. Hace ocho o nueve años, la gente se quejaba de que las películas llegaban a España con meses o incluso algún año de retraso. Hoy en día, la cartelera madrileña es muy variada y a veces incluso se adelanta a París a la hora de estrenar. Naturalmente, esto ha sucedido porque el público de aquí ha sido muy receptivo.

P. ¿El futuro es de los multicines?

R. Absolutamente, pero sin desdeñar que todas las capitales deberían guardar salas grandes., Hay películas íntimas que se ven mejor en salas pequeñas, y películas como En busca del arca perdida que deben verse en cines como el Avenida o el Capitol, con una pantalla muy grande, muchos efectos sonoros y mucho ruido. El día en que desaparezcan, los vamos a echar mucho de menos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de diciembre de 1996

Más información

  • ENRIQUE GONZÁLEZ MACHODISTRIBUIDOR CINEMATOGRÁFICO