Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un avión con 103 viajeros se sale de la pista en Barajas en otro día lleno de incidentes

Un avión de Iberia con 103 pasajeros a bordo se salió anoche de la pista de Barajas durante el aterrizaje. La aeronave, que procedía de Lisboa, tomó tierra minutos antes de las diez de la noche, con media de hora de retraso sobre el horario previsto. Los viajeros, ante el temor de que se declarase un incendio, abandonaron la nave por las rampas inflables de emergencia. Una vez fuera, estuvieron expuestos a la lluvia, sin que nadie les auxiliase, durante "más de 15 minutos", según explicaron varios de ellos a este periódico muy encrespados. El tren de aterrizaje quedó clavado en el suelo, pero no hubo heridos.

Iberia indicó anoche en una escueta nota que el accidente se produjo "al final de la pista", justo "cuando el avión frenaba por última vez antes de virar, y en medio de una intensísima lluvia. La nave", añadió la nota, "sufrió el efecto aquaplanning, lo que provocó que el tren delantero se saliera de la pista".Tras abandonar el avión, casi a oscuras y en medio de una copiosa lluvia, los viajeros permanecieron durante "más de un cuarto de hora" a la intemperie, esperando, agregaron varios de ellos a EL PAÍS, "a que nos auxiliase alguien y vinieran a recogernos, porque la tripulación nos dejó solos".

Los bomberos, según explicó el usuario Arensibia León a Europa Press y ratificaron otros pasajeros a este periódico, "tardaron unos 15 minutos en llegar al lugar del accidente". Para entonces, muchos de ellos, en camisa porque no les había dado tiempo a recoger sus ropas y pertenencias, estaban chorreando de agua. El autobús que les trasladó desde el descampado hasta la terminal llegó "unos 20 minutos después del accidente", explicaron varios usuarios del vuelo.

Deficiencias

Una vez bajo techo, los viajeros se quejaron de la tardanza en ir a recogerles y, además, de las deficiencias del aeropuerto. "Nos han metido en una sala donde sólo hay un teléfono. Para llamar a nuestras familias hemos tenido que hacer cola delante del teléfono. Es vergonzoso", apostilló el viajero Arsenio Rodríguez.Pasadas las once de la noche, unos 45 minutos después del accidente, una persona que se identificó ante ellos como jefe de explotación de Iberia facilitó explicaciones sobre los ocurrido. Algunos pasajeros, no obstante, presentaron después una denuncia en la comisaría de Barajas. Pedirán daños y perjuicios. Además, un grupo de 27 brasileños que viajaba en el avión desde Lisboa en tránsito hacia Sao Paulo (Brasil), entre ellos una mujer embarazada de ocho meses, presentó una reclamación en la que afirmaba que el aparato aterrizó en Barajas "con altura y velocidad inadecuadas". En la reclamación se quejaban, también, de la tardanza en recibir los primeros auxilios.

El director general de Iberia, Ángel Mullor, afirmó anoche que el comandante del avión tuvo que ser atendido en los servicios médicos de Barajas a consecuecia del esfuerzo que tuvo que hacer para frenar el avión. Mullor atribuyó el accidente a la lluvia y reconoció que había habido deficiencias en la atención a los pasajeros. Y agregó que se abrirá una investigación para aclarar sus causas. "Se llegará hasta las últimas consecuencias", advirtió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de diciembre de 1996

Más información

  • Los pasajeros aseguran que los bomberos tardaron más de 15 minutos en auxiliarles