La fuerza que teme Milosevic

(...) A finales de la semana pasada, la oposición creía estar celebrando la victoria cuando el resultado de las disputadas elecciones en Belgrado fue remitido a la Corte Suprema. Pero los jueces fallaron a favor del partido gobernante. Algunos jueces del Supremo y de cortes inferiores apoyaban el desafío, pero la decisión (...) delataba la pesada mano del presidente Slobodan Milosevic. Los estudiantes quizá controlen las calles, pero Slobo puede todavía manipular los escaños. La única esperanza ahora está en el ulterior movimiento de la comisión electoral de la ciudad para recurrir contra el partido gobernante. Esto daría a Milosevic otra oportunidad para apaciguar la crisis. (...)El peligro es que deliberadamente juegue con el tiempo con la esperanza de que la oposición se incline hacia la violencia, hecho que legitimaría entonces las medidas represivas. (...) La protesta en las calles se basa en una coalición de estudiantes y de intelectuales (...) con un amplio estrato de opinión de clase media que se queja de la corrupción pública. (...)

Pero no ha conseguido alcanzar una masa crítica comparable a la de la revolución de terciopelo checa. Los organizadores están amenazando con huelgas y marchas, pero las protestas de anteayer en Belgrado en una fábrica de tractores fracasó miserablemente cuando sólo tomaron parte unos centenares de los varios miles de trabajadores.

10 de noviembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 10 de diciembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50