Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía gana su primera batalla contra la ampliación de Aravaca

De 800 viviendas a 360. La Fiscalía de Madrid ha ganado la primera batalla en su guerra urbanística contra la recalificación masiva de terrenos en Aravaca. El Ayuntamiento ha estimado una de las alegaciones presentadas por Emilio Valerio, fiscal de Medio Ambiente y Urbanismo, por lo que ha decidido reducir la capacidad residencial de la Mina del Cazador, una Finca de 36 hectáreas situada muy cerca de la Casa de Campo.El gobierno municipal, del PP, proyectó para esta zona un nuevo barrio de 800 viviendas, donde vivirían cerca de 3.000 personas (en Aravaca residen ahora 16.000 vecinos).

Las críticas a estos planes por parte de vecinos, grupos políticos (Izquierda Unida y PSOE) y, por último, de la propia Fiscalía de Madrid han hecho rectificar al concejal de Urbanismo, Ignacio del Río.

La rectificación escrita del concejal de Urbanismo ha sido enviada al fiscal Emilio Valerio. En la misiva, Del Río explica que el pleno municipal del próximo 11 de diciembre cambiará los porcentajes de edificabilidad de la Mina del Cazador, reduciendo a 10 viviendas por hectárea el máximo permitido en esa parcela. Con este recorte, sólo se podrán levantar 360 pisos, y no 800 como establecía la propuesta de convenio que el Ayuntamiento de Madrid había acordado con los propietarios del suelo.

El concejal Del Río justificó así este cambio de planes: "La Mina del Cazador está muy próxima a la Casa de Campo y el impacto de 800 viviendas sobre este pulmón verde podría ser grave. Por eso hemos reducido la edificabilidad, y obligaremos a los promotores a cumplir el trámite de un informe de impacto ambiental antes de poder construir sobre ese suelo

PASA A LA PÁGINA 3

Los vecinos creen un "amaño" insuficiente" la reducción de viviendas aprobada por el PP

VIENE DE LA PÁGINA 3José María de la Riva, concejal socialista, opina que esta rebaja 11 es importante". "Hemos ganado una pequeña batalla, pero lo importante es el conjunto de Aravaca, que se va a terminar masificando gracias a las ansias especulativas del PP, sin tener en cuenta que lo importante para esa zona es preservar el monte del Pardo, el monte del Pilar y los espacios que unían ambos montes con la Casa de Campo". El grupo municipal socialista espera que, desde la Fiscalía, puedan conseguir una victoria total en Aravaca.

Las asociaciones de vecinos del municipio no admiten la reducción que ha decidido el Gobierno local. Un portavoz vecinal insiste en que la Mina del Cazador es "intocable" por sus valores medioambientales. Además, sospecha que la reducción en el número de viviendas que se pueden construir se compensará con un aumento de la superficie destinada a uso terciario para que los propietarios no pierdan y puedan levantar un centro comercial. "Es un amaño insuficiente para preservar el aprovechamiento lucrativo de los propietarios", concluye.

La ofensiva vecinal contra los planes urbanísticos del PP en Aravaca se centran ahora en la zona de Valdemarín (donde el municipio ha cambiado las características constructivas de las grandes parcelas para que se puedan levantar muchos más pisos) y El Barrial, una vasta extensión de suelo donde hay proyectadas 2.300 viviendas.

Ignacio del Río aseguró a este periódico que no se modificarán los planes previstos para Valdemarín y El Barrial, pese a las numerosas alegaciones presentadas por políticos y vecinos contra los mismos.

Guerra de cifras

Mientras tanto, los residentes de Aravaca y los dirigentes municipales del PP siguen utilizando calculadoras distintas para medir los nuevos ladrillos del barrio. Los vecinos aseguran que los proyectos para el barrio aprobados por el Gobierno local permitirán la construcción de 10. 000 pisos (así pasaría esta zona de 4.000 a 14.000 viviendas). El PP cifra esa ampliación en 4.900 nuevos alojamientos.

El gerente municipal de Urbanismo, Luis Rodríguez Avial, aseguró en el pleno de la Junta de Moncloa, en el que intervino el pasado jueves, que las viviendas nuevas que se podrán edificar en Aravaca serán 4.900. Ni la oposición municipal. (IU y PSOE) ni los vecinos del barrio le creyeron.

"Miente cuando afirma que el Gran Aravaca son 4.900 viviendas, porque la edificabilidad de los terrenos se ha incrementado y no se ha corregido, por lo que el número final se mantiene en 9.000", afirma De la Riva. La suma de los vecinos ofrece el mismo resultado:"

Con estos planes, se podrán hacer 9.183 viviendas", denuncian.

Aravaca es un barrio situado entre el monte del Pilar, el monte del Pardo y la Casa de Campo. Esta situación llevó a los socialistas a redactar en 1985 unas normas muy restrictivas para el barrio, para garantizar así una baja densidad y una protección de la zona.

El equipo de Alvarez del Manzano ha diseñado el Gran Aravaca, modificando las normas socialistas de 1985,e introduciendo nuevas actuaciones en el plan general, que se aprobará dentro de unos meses. Las cinco modificaciones puntuales al plan recalifican casi dos millones de metros cuadrados.

Los vecinos iniciaron su cruzada contra estas recalificaciones en Valdemarín, la zona más pegada al monte del Pardo. Aquí compró terrenos el promotor inmobiliario José Manuel Bartolomé, marido de Isabel Tocino, ministra de Medio Ambiente. Los vecinos denunciaron este hecho por entender que podría existir un delito de información privilegiada y tráfico de influencias. El Gobierno municipal lo niega. El Juzgado de Instrucción número 4 de Madrid ha abierto diligencias por ello. Nueve personas, entre ellas Bartolomé, han declarado ya ante la juez.

"No entiendo cómo se recalifican casi 700.000 metros cuadrados, muchos de ellos alejados del trazado de la autovía M-40, cuando sólo eran necesarios poco más de 50.000 para construir el cierre de la carretera", indica De la Riva.

El concejal socialista apunta que "en las cinco modificaciones puntuales está la clave del negocio". "Con ellas se han recalificado casi dos millones de metros cuadrados de terrenos en Aravaca, que han generado unas plusvalías de 80.000 millones de pesetas", denuncia. "Nadie sabe dónde ha ido ese dinero, pero está claro que el PP tiene un cajero en la zona que recauda lo que sale de las irregularidades", acusó ayer.

El primer teniente de alcalde, Ignacio Echevarría, ex concejal de Urbanismo, explicó el jueves en el pleno de distrito que las modificaciones obedecen a un criterio político con el fin de permitir "el disfrute de una vivienda a la clase media en una zona privilegiada como Aravaca".

El concejal de Izquierda Unida Julián Rebollo replicó: "¿A quién considera el Partido Popular clase media? ¿Al ministro Mariano Rajoy o al presidente de la Asamblea de Madrid, Juan van Halen, que han comprado apartamentos junto al monte del Pardo?".

Echeverría se escuda en que la aprobación de todas las recalificaciones efectuadas en la localidad contaron con la anuencia del Gobierno regional de Joaquín Leguina, que autorizó las modificaciones del plan general.

El garbanzo negro del urbanismo

El Gran Aravaca (proyecto urbanístico del Gobierno municipal para aumentar de forma importante la edificabilidad del barrio) se le ha torcido al PP. Los vecinos y el fiscal de Medio Ambiente y Urbanismo, Emilio Valerio, rechazan el futuro urbanístico del barrio por dos motivos: "El desequilibrio que provoca la llegada de miles de nuevos habitantes con respecto al entorno ecológico -Casa de Campo, Monte de El Pardo y de El Pilar-, las insuficientes infraestructuras del barrio y además, las supuestas ¡legalidades que esconde el Gran Aravaca- explicaba el fiscal para Jusitificar sus alegaciones al plan, alguna de las cuales ha sido admitida por el Ayuntamiento.La preocupación de los vecinos y del fiscal es la masificación del barrio. "La única incorporación que tiene Aravaca a la carretera de La Coruña se atasca todas las mañanas. Faltan colegios, instalaciones deportivas, zonas de aparcamientos y más infraestructuras", afirma el fiscal. "El nuevo barrio nacerá ya saturado de coches y de personas y cruzado por líneas de alta tensión. El Gran Aravaca destaca por su falta de planificación y estudio", añade Amelia Romero, portavoz de una asociación de vecinos de la localidad.

El presupuesto municipal de 1997 incluye dinero para la construcción de un nuevo enlace a la carretera de La Coruña (325 millones) para aliviar el tráfico en la zona del nudo del Barrial. Asimismo hay una partida de 280 millones para enterrar un corto tramo de la línea de alta tensión (de 220.000 voltios) que sobrevuela el barrio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de noviembre de 1996

Más información