Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FÚTBOL INTERNACIONAL

'El Papa' del Oporto se defiende

Pinto da Costa asegura que hay una campaña "pagada" contra su club

Astuto, altivo y absolutista. El presidente del Oporto desde 1980, Jorge Nuno Pinto da Costa, conocido como el Papa, asegura que existe una campaña de desprestigio "pagada" contra el club, recientemente acusado de sobornar a varios árbitros en competiciones nacionales e internacionales.Pinto da Costa, de 59 años, defiende el honor de su club y asegura que entregará hoy lunes a la Policía Judicial "las pruebas de los movimientos que están siendo realizados para destruir al Oporto". El presidente del primer equipo portugués y actual máximo dirigente de la Liga sostiene que la cadena privada de televisión SIC, que preside el ex primer ministro Pinto Balsemao, y el periódico deportivo Récord han pagado a diferentes testigos para acusar al Oporto de corromper a varios árbitros.

La avalancha de sospechas y acusaciones contra el club han provocado la intervención de la UEFA que exigió la semana pasada una amplia investigación sobre el caso al presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF), Gilberto Madaíl, quien hoy mismo informará personalmente a los responsables del fútbol europeo sobre el resultado de sus averiguaciones. Los medios de comunicación portugueses aseguran que la UEFA estudia la posible retirada del equipo de las competiciones europeas si se confirmarsen los sobornos a los árbitros. Las fundadas sospechas de que el Oporto y otros equipos pagaron a diferentes jueces para conseguir sus favores ha originado también la intervención del Gobierno portugués que ha exigido "mano dura" a la Federación y ha amenazado a los clubes con retirarles el estatuto de entidad de interés público, mediante el cual obtienen importantes beneficios fiscales.

La figura emblemática del Oporto atraviesa algunas de sus horas más amargas. Venerado por sus fieles y odiado en Lisboa, Jorge Nuno Pinto da Costa, no ha podido desmentir convincentemente las acusaciones que le atribuyen haber pagado las vacaciones de varios árbitros en Brasil, México y el Algarve. Un responsable de la Policía Judicial portuguesa aseguró esta semana que las investigaciones realizadas hasta el momento podrían llevar a los tribunales a varios dirigentes deportivos, entre ellos, sin duda, el polémico Pinto da Costa. El ambicioso presidente del Oporto puede ver derrumbados todos sus esfuerzos después de dieciseis largos años al frente del club que, sin duda también, consiguió situar entre los grandes equipos de Europa.

Nadie duda de su "inagotable capacidad de trabajo y entrega al club", que gobierna de modo absolutista, pero probablemente su desmedida ambición le hayan llevado a utilizar cualquier medio para conseguir sus fines.

Ex vendedor de tintas y barnices durante 12 años y actual propietario de varias empresas de electrodomésticos, Pinto da Costa llegó a ser tentado por el ex primer Ministro conservador Aníbal Cavaco Silva para encabezar las listas del PSD (Partido Social Demócrata), pero finalmente abandonó sus ambiciones políticas y optó por seguir dirigiendo los destinos del club.

Desconfiado y con un fino sentido del humor, Pinto da Costa se enfrenta a una amplia investigación judicial y a un juicio público que, inevitablemente, están poniendo en duda los éxitos deportivos cosechados por el Oporto. Pinto da Costa aseguró el sábado a sus socios que el equipo siempre ganó limpiamente y les aseguró que la Policía Judicial acabará por descubrir a "los malhechores que han orquestado esta campaña".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de noviembre de 1996