GENTE

LA PENSIÓN DEL MAFIOSO

Totó Riina, el gran capo de la Mafia, no tiene un duro. A su nombre, se entiende, porque la policía italiana ha logrado confiscarle ya más de 100.000 millones de liras (más de 8.500 millones de pesetas) en poder de testaferros. No obstante, en octubre de 1993, unos 10 meses después de ser detenido, Totó cursó una demanda oficial de pensión al Instituto Nacional de Previsión italiano, alegando pobreza total e imposibilidad de mantener a su mujer, Ninetta Bagarella, hermana de otro gran mafioso, y a sus dos hijos. Concienzudo y serio, domicilió su demanda en "cárcel del Ucciardone, Palermo". Los funcionarios llevaron la petición a los jueces. No podían creer que fuera realmente autógrafa del temido jefe. Y respondieron negativamente. Riina, recibió la noticia ayer con desagrado."No tengo nada y no hago nada. Tendrían que habérmela dado", dijo. Su abogado anunció un recurso.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 14 de noviembre de 1996.