España participará en la flota de aviones AWACS, núcleo de la estructura de la OTAN

La integración de España en el sistema de mandos de la OTAN, que hoy debate, el Congreso, se completará a medio plazo con el ingreso en la Fuerza Aérea de Alerta Temprana, núcleo fuerte de la estructura militar aliada. Los aviones AWACS, conocidos por el radar en forma de seta que llevan sobre el fuselaje, forman la única unidad realmente integrada, de la OTAN, la que luce como emblema la rosa de los vientos del escudo aliado Sin ninguna enseña nacional. Se trata también del programa más caro de la Alianza. Entrar le costará a España casi 2.000 millones al año.

Más información

Hace ya un año que la OTAN invitó al Gobierno español a integrarse en la Fuerza de Alerta Temprana, a la que pertenecen 12 países aliados, todos, salvo Francia, Islandia, Luxemburgo y España.Hasta ahora la entrada no se había producido, en primer lugar porque nadie duda de que los AWACS (Airborne Warning and Control System o Sistema de Alerta y Control Aerotransportado) forman parte de la estructura militar integrada, y, además, porque el alto coste del programa obliga a España a no precipitarse.

Los contactos se han incrementado desde el verano, por el cambio de actitud del Gobierno español, y también porque la Alianza Atlántica se dispone a modernizar su flota de AWACS, mediante un programa que costará 800 millones de dólares (100.000 millones de pesetas) entre los años 1998 al 2003 y quiere saber si España ayudará a financiarlo. Un portavoz del Ministerio de Defensa indicó ayer que, en todo caso, "España no tiene ninguna prisa en ingresar".

500 millones

De los casi 2.000 millones de pesetas que le costará a España su participación, más de 500 corresponden a la modernización de los AWACS. El problema es que, si se retrasa la incorporación, los contratos derivados del programa estarán ya adjudicados y será mucho más difícil obtener alguno para las empresas españolas.Las cantidades citadas no se contabilizan en los 4.000 o 5.000 millones de pesetas anuales que según dijo en el Senado el ministro de Defensa, Eduardo Serra, costará a España su integración en la estructura militar. La Fuerza de Alerta Temprana se creó en 1978, antes del ingreso de España en la OTAN, por decisión del Comité de Planes de Defensa.

La unidad está formada por 18 aviones de vigilancia E-3A y tres aparatos de entrenamiento y transporte TCA, fabricados por la firma estadounidense Boeing y con base en Geilenkirchen (Alemania). Además, la Fuerza Aérea británica tiene asignados a la OTAN siete aviones E-3D, con base en Waddington (Reino Unido).

La flota de aviones AWACS es la única fuerza cuyo material pertenece a la OTAN. Para respetar su carácter multinacional, los aviones están matriculados en Luxemburgo, único país que no despertaba recelos en ningún otro y que, además, ni siquiera está presente en la unidad.

El AWACS no sólo es un instrumento sin parangón para la vigilancia aérea avanzada, capaz de detectar cualquier vuelo incluso a baja cota, sino también un sistema de mando y control aerotransportado que permite dirigir operaciones aéreas.

Gran alcance

Durante la guerra fría, estos aviones vigilaban constantemente la frontera oriental de la OTAN, en previsión de un hipotético ataque soviético. En Bosnia-Herzegovina han jugado un papel esencial, vigilando el espacio aéreo y dirigiendo los bombardeos de la OTAN.A 9.150 metros de altura, el radar de estos aviones cubre 312.000 kilómetros cuadrados, de forma que la órbita de tres AWACS volando simultáneamente puede abarcar la totalidad de la Europa central. La autonomía de los aviones llega a 10 horas de vuelo, sin necesidad de reabastecimiento.

Además de su base principal en Alemania, junto a la frontera holandesa, la Fuerza Aérea de Alerta Temprana, que depende directamente del comandante supremo de la OTAN para Europa, tiene bases de despliegue en Trapani (Italia), Preveza (Grecia), Konya (Turquía) y Oerland (Noruega) y es probable que se designe también una base española cuando se incorpore a ella.

Al mando de los AWACS se turnan un general alemán y otro norteamericano. En la unidad están destinadas unas 2 .500 personas, entre civiles y militares. España deberá aportar a la misma un mínimo de 100 militares de alta cualificación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de noviembre de 1996.

Lo más visto en...

Top 50