Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Inglaterra admite un equipo de rugby formado sólo por homosexuales

En el Reino Unido en general, y en Londres en particular, un ciudadano homosexual puede desarrollar su vida cotidiana sin moverse un milímetro del ambiente gay. Publicaciones especiales y zonas enteras de la ciudad están controladas por negocios gays que se respaldan entre sí y ofrecen una variada gama de servicios y contactos. Un homosexual puede, por ejemplo, obtener las direcciones y contratar, si lo desea, a un fontanero homosexual para reparar su baño o acudir a un dentista que comparta sus mismas inclinaciones sexuales. A partir de ahora, además, los gays británicos podrán acudir a un estadio de rugby y aplaudir al primer equipo de Europa integrado exclusivamente por jugadores homosexuales.Liderados por un ex parlamentario conservador, Rob Hayward, que en tiempos representó una circunscripción de Bristol, los integrantes del nuevo equipo -bautizado como The King's Cross Steelers-, han jugado ya tres encuentros tras haber sido aceptados en el seno de la Unión de Rugby de Surrey, el condado de Inglaterra al que pertenecen.

Muchas ofertas

Para todos aquellos que duden de las posibilidades de los Steelers de encontrar rivales, el presidente del equipo aporta sorprendentes datos: "Pese a las predicciones de que tendríamos muchas dificultades, no nos han faltado equipos ansiosos de medirse con nosotros", en el terreno de juego, se entiende.Hayward no oculta su satisfacción por haber logrado en un tiempo relativamente breve un sitio en la Unión de equipos de rugby de Surrey. Después de todo, el club se fundó hace apenas un año en el pub de la estación Central de King's Cross, una zona de Londres con no demasiada buena reputación, y ya tiene en cartera una lista de encuentros pendientes considerablemente larga.

De momento, los Steelers no han ganado ninguno de los tres partidos disputados, pero el equipo espera enfilar un camino ascendente en su cualificación deportiva. Hayward reconoce en declaraciones al diario conservador británico the Daily, Telegraph que el miedo al sida proyectó en un principio una sombra de incertidumbre sobre el futuro del equipo. "Se nos sugirió que algunos jugadores en equipos rivales podrían haberse visto frenados por el miedo al sida. Lo cierto, es que alguno de nuestros adversarios ha reconocido que el tema se suscitó en los vestuarios, pero concluyeron que no era un problema".

Los King's Cross Steelers se postulan como un equipo que aglutina a jugadores de todo el espectro social. El único requisito -y no precisamente insignificante- es ser homosexual y, por supuesto, estar dotado para el rugby. Los jugadores no visten de rosa -color tradicionalmente asociado a los gays en el Reino Unido- sino de azul y verde. "Para ser un grupo de homosexuales nos hemos puesto de acuerdo en el color muy deprisa", apunta el presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de octubre de 1996