Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
BARÓMETRO DE OTOÑO

El PSOE aventaja al PP por 4,6 puntos en intención directa de voto

Las variaciones experimentadas por la intención directa de voto -la que los encuestados manifiestan expresamente- desde finales de julio hasta ahora reflejan un vuelco: el PSOE pasa a aventajar claramente al PP y el 27,8% de los españoles dice que en unas hipotéticas nuevas elecciones votaría por el PSOE, mientras que quedan en un 23,2% los que dicen que votarían por el PP.

Esta distancia, de casi cinco puntos, es muy similar a la que se registraba en el pasado mes de julio, sólo que en sentido inverso. Hace tan sólo tres meses, los entrevistados que se definían como potenciales votantes del PP y del PSOE eran, respectivamente, el 30,5% y el 24,6%.

Este cambio en las intenciones expresas de voto es llamativo, tanto por su intensidad como por el breve espacio de tiempo en que se ha producido, y parece sugerir la aparición súbita e intensa de sentimientos de desafección respecto del actual Gobierno.

Con todo, y al igual que en el pasado julio, parece prudente matizar el sentido de estos datos: las intenciones de voto en momentos claramente no electorales como el actual han de interpretarse como expresiones de apego / rechazo a la actuación de Gobierno y oposición más que como elementos de predicción electoral en sentido estricto.

Anguita, en las horas más bajas

Ante el estado de opinión que refleja el sondeo, y pese al reconocimiento de la mejoría experimentada por la economía española -desde 1991 no se registraban porcentajes de evaluación favorable como los de ahora-, no es de extrañar que la consideración global del presidente del Gobierno se vea afectada. Así, José María Aznar pierde seis décimas en relación con el mes de julio, quedando en 4,7. Felipe González, que es el único líder cuya valoración experimenta una mejora, vuelve a la cabeza con un 5,1.Julio Anguita pasa a ser el dirigente político peor valorado a escala nacional, con su puntuación histórica más baja (3,6) y siendo el primero de ámbito estatal que queda peor que los líderes nacionalistas. Jordi Pujol y José Antonio Ardanza le superan en una y dos décimas, respectivamente.

El bajo perfil público mantenido por González a lo largo de los últimos meses parece haberle supuesto un desgaste de imagen muy moderado y, en todo caso, notablemente menor al experimentado por Aznar.

Desde el pasado mes de julio ha disminuido en 15 puntos la proporción de los españoles que opinan que Aznar está desempeñando bien o muy bien su papel de jefe del Gobierno, bajando del 50% al 35%. La confortable ventaja de 16 puntos que llevaba Aznar a González en la evaluación ciudadana del desempeño de sus respectivas funciones ha quedado reducida a lo largo del último trimestre a tan sólo cuatro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 14 de octubre de 1996