Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CICLISMO: CAMPEONATOS DEL MUNDO

Olano llega a Suiza pesimista sobre sus opciones en la contrarreloj y en ruta

"Tranquilo, déjale que gane" dijo Induráin cuando el seleccionador nacional le informó de que Olano se había escapado para imponerse en el Mundial de Colombia. Induráin y Olano, que sólo un día al año corren con la misma camiseta, hicieron trabajo de equipo dentro de la selección. Más aún: el favorito natural trabajó para que ganara su rival todo el año. Puede que una frase así, una sentencia que resume el sentido de lo que es una selección nacional de ciclismo -un deporte de equipo en el que sólo gana uno- no vuelva a oírse en un Mundial.Las dudas nacen porque en el Mundial del próximo domingo, en Lugano (Suiza), España no dispondrá de ningún gran líder. Induráin, que se recupera de la bronquitis que le forzó a retirarse de la Vuelta, no participará. Correrá Olano, el actual campeón, pero sus posibilidades son pequeñas frente a las de otros corredores que han preparado mejor la prueba. "Para la contrarreloj del jueves espero estar en la lucha por las medallas", dijo ayer Olano a su llegada a Lugano con el resto de los ciclistas españoles. "Pero para la prueba de línea me veo espeso". Al guipuzcoano del Mapei le secundarán en el duro circuito de Lugano Mauleón (Mapei), Etxebarria, Cuesta, Zarrabeitia y García (ONCE), Blanco, Jiménez y González Arrieta (Banesto), Escartín y Serrano (Kelme) y Aiarzaguena (Euskadi) ¿A qué se dedicarán?

Manolo Sáiz no se ha recatado en proclamar los últimos días que le gustaría que Jalabert ganara el Mundial. El año pasado ningún corredor del ONCE quiso disputar el Mundial de Colombia. Ni siquiera Jalabert. Éste, cuatro españoles forman parte de la selección. Y Jalabert tendrá problemas para conseguir que el equipo francés le considere el único líder. El último mes han dejado ver su forma y sus ambiciones sus compatriotas Luc Leblanc (del Polti italiano, ganador del Mundial de 1994) y Richard Virenque (Festina). ¿A quién dedicarán sus atenciones preferentes los restantes nueve seleccionados franceses, teniendo en cuenta que la mayoría corren en el Festina?

Quizás el gran favorito para el Mundial sea el danés Bjarne Riis, quien tras enterrarse después de ganar el Tour ha resurgido justo a tiempo para la cita de Lugano. Pero la selección danesa es débil: a unos cuantos -Sorensen, Skibby- les gusta ir por libre; los buenos trabajadores -Meinert, Hamburger- son escasos. ¿De dónde sacará gregarios Riis? ¿Quizás de la selección alemana (de hecho, el Telekom, el equipo de Riis) que no tiene un líder claro?

Quedan los suizos. Justo el problema contrario: mucho líder -Rominger (Mapei), Gianetti (Polti), Dufaux (Festina), Zülle (ONCE)- y poco gregario. ¿Quién secundará las ambiciones de cada uno? Al menos no estará en el difícil reparto Pascal Richard, el campeón olímpico, fuera de forma en este final de temporada, quizá por acusar el relajamiento de la medalla y acusando sus esfuerzos durante el Tour.

La carrera de Lugano será, así parece, una curiosa prueba del nueve de la Europa unida. Si ya no existen las fronteras, ¿para qué selecciones nacionales?

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de octubre de 1996