Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Junta andaluza asegura que 11 comunidades pierden ingresos al no actualizarse su población

El Gobierno andaluz no para de hacer números para demostrar las consecuencias negativas que para su comunidad y para otras autonomías tendrá el nuevo modelo de financiación autonómica. La última de ellas pone de manifiesto que el año 1996, base de referencia del nuevo sistema, comienza sin incluir a la población real que hoy existe en cada una de las comunidades. Es decir, que el modelo deja fuera a 1.625.930 españoles, ya que utiliza los datos de población de 1988, en lugar del censo de 1995. La Junta estima que 11 comunidades, entre ellas Madrid, Cataluña y Valencia, perderán ingresos.

Con los cálculos realizados por a Junta, Andalucía recibiría 102.365 pesetas por habitante y año en 1996 en concepto de anticipación en los Ingresos el Estado. La Junta andaluza critica que no se tenga en cuenta que hay 463.490 habitantes más en la comunidad autónoma, por lo que la financiación per cápita se reducirá en 6.486 pesetas por cada uno de los andaluces "reales" que constan en el censo realizado por el Instituto Nacional de Estadística (INE) en 1995.Los ingresos de las comunidades autónomas provienen de tres vías fundamentales: porcentaje de participación en los ingresos del Estado, recaudación de los tributos cedidos y participación en el IRPF.

La población es el elemento más decisivo a la hora de calcular la financiación de las comunidades autónomas vía participación en los ingresos del Estado. El número de habitantes tiene un peso del 90% a la hora de calcular los ingresos que corresponden a cada comunidad. Sin embargo, los expertos señalan que en la fórmula de cálculo hay algunos factores, como la renta, que juegan un efecto inverso para corregir el peso de la población.

Comunidades del PP

El incremento de población en Andalucía debería suponer para la región un total de 47.445,8 millones de pesetas más en sus ingresos procedentes del Estado. En otras comunidades como la Valenciana, Cataluña, Madrid y Canarias, la población ha aumentado de forma considerable en estos años. Según los cálculos de la Junta, las comunidades que han crecido en habitantes dejarán de recibir los fondos correspondientes al no tenerse en cuenta el aumento de la población. En conjunto, la Junta estima que las 11 comunidades perderán globalmente 129.324 millones de pesetas (ver cuadro).Algunas comunidades gobernadas por el PP como Castilla-León, Aragón y Asturias salen beneficiadas. La Junta señala que estas comunidades han perdido población, sin que este cambio se refleje en el sistema aprobado hace 10 días por el Consejo de Política Fiscal y Financiera, que reúne al Gobierno y las comunidades.

El secretario de Estado de Hacienda, Juan Costa, afirmó ayer que el mantenimiento del censo de población existente hasta la fecha para calcular la financiación se ha debido a "que no había un consenso" sobre el peso de las diferentes variables que determinan la participación de las autonomías en los ingresos del Estado.

"Ya se sabía que no había un consenso entre las comunidades sobre cómo debían de ponderar la renta, el esfuerzo fiscalO la insularidad, junto a la propia población", dijo Costa. El secretario de Estado restó importancia a los argumentos de la Junta andaluza y recordó que las comunidades tienen garantizado que sus ingresos serán como mínimo el 90% de la media de lo que crezca la financiación para el conjunto de las autonomías.

Rechazo del PSOE

El Gobierno tiene previsto aprobar el viernes el acuerdo de financiación autonómica. El acuerdo ha sido firmado por todas las comunidades de régimen común -menos Navarra y País Vasco-, con la excepción de Andalucía, Extremadura y Castilla-La Mancha, gobernadas las tres por los socialistas.Los socialistas de otras comunidades están siendo informados por la Junta de sus objeciones al nuevo sistema de financiación. La diputada socialista en el Congreso, Mercedes Aroz, miembro del Partit dels Socialistes de Catalunva (PSC), dijo que los socialistas catalanes pedirán explicaciones sobre el asunto al Gobierno catalán en el debate de política general que tendrá lugar los días 15, 16 y 17 de este mes.

Desde el Gobierno andaluz, se matiza que, para algunas comunidades, el efecto se compensa en gran medida por el incremento de autonomía financiera que adquieren por la cesión del 15% del IRPF. Es el caso de las comunidades que más ingresarán por la cesión del IRPF, como Madrid, Cataluña o Valencia. Para la Junta, el nuevo modelo hace depender los ingresos de las "autonomías mas ricas casi al 100% de lo que recaudarán por IRPF, mientras que la financiación que depende del Estado es mínima". "Por tanto, el efecto en términos por habitante, aunque es el mismo, perjudica menos", afirmó ayer un alto cargo de la Junta de Andalucía.

El texto del acuerdo de financiación aprobado el pasado día 23 determina como uno de sus seis puntos principales que "la financiación global del sistema se determinará según las variables y ponderaciones actualmente aplicables". Es decir, que los datos de las variables distributivas y redistributivas del nuevo sistema serán los mismos que aplicaba en actual y vigente hasta el 31 de diciembre de 1996, en cuanto a territorialidad, insularidad o población.

Por otro lado, el documento aprobado sólo hace una referencia a la población cuando define el Fondo de Cobertura de la Demanda de Servicios Públicos, una de las tres garantías introducidas en el sistema para minorar los efectos del IRPF. Se dice entonces que para cal cular ese fondo se aplicará en la fórmula el dató de "la población de la comunidad corres pondiente [la última conocida]". ,

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de octubre de 1996

Más información

  • La reducción global es de 129.324 millones de pesetas, según el Ejecutivo autonómico