La madre de los niños asesinados viaja a Palma para repatriar los cuerpos

Helga Ritschel, la madre de los dos niños asesinados por su padre, el médico Rüdeger Peter Oyntzen, en un complejo vacacional de Sa Coma (Mallorca), prestó declaración ayer ante la Policía Judicial acompañada por un letrado y representantes del Consulado de Alemania en Palma. Helga Ritschel, "destrozada por la tragedia", según un portavoz de la Guardia Civil, inició los trámites de repatriación de los restos mortales de Katharina y Matthias, de 8 y 6 años.Mientras tanto, Rüdeger Peter Oyntzen, sigue internado en el pabellón de enfermos agudos del hospital psiquiátrico de Palma bajo estricta vigilancia para evitar que pueda intentar suicidarse, como dijo que había hecho en varias ocasiones antes de que fuera detenido junto a un acantilado.

Ritschel, que se divorció de Oyntzen hace más de un año, cumplió con los formalismos ayudada por miembros de la Policía Judicial, quienes cubrieron su rostro para impedir que fuera fotografiada por los reporteros gráficos. Tras las gestiones realizadas en Manacor, fue trasladada al lugar del crimen para que recogiera los efectos personales de sus hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de septiembre de 1996.

Archivado En:

Te puede interesar

Juegos

Sudoku difícil

Mejora día a día tu nivel con nuestros cinco niveles de dificultad

Lo más visto en...

Top 50