Partidarios de Vidal-Quadras creen que Aznar aun no le ha desautorizado

Los partidarios de que el presidente del Partido Popular (PP) en Cataluña, Aleix Vidal-Quadras, continúe al frente de la organización creen que las opiniones expresadas ayer por José María Aznar sobre la actitud del político catalán son ambiguas y no suponen una descalificación", sea un explicó uno de ellos. Esta opinión es compartida, aseguró, por la gran mayoría de los vidalquadristas, hasta el extremo de que ayer decidieron insistir en que su, líder debe presentarse a la reelección en el congreso que el partido tiene previsto celebrar el próximo día 28 de septiembre.

El diputado autonómico Julián Ariza, uno de los más estrechos colaboradores de Vidal-Quadras, manifestó que si no se produjera la entrevista con Aznar solicitada por el presidente del PP, catalán éste debería presentar la candidatura, pese a las explícitas indicaciones en sentido contrario que le ha dado la dirección. Vidal-Quadras mantuvo ayer el mutismo que observa en los últimos días, desde que se entrevistó con el coordinador general del PP, Ángel Acebes.Los seguidores de Vidal-Quadras se resisten a aceptar que se haya cerrado la etapa del actual presidente regional, y uno de sus portavoces, Salvador Torres, manifestó su convicción, de que, de la actual "etapa de rellexión" puede surgir todavía una decisión distinta a la renuncia de Vidal-Qúadras. El plazo concedido por Acebes para esta etapa de reflexión finaliza el lunes, según han indicado fuentes próximas a ambos dirigentes. Pero otros indican que podría alargarse.

En cambio, el secretario general del PP catalán, Simón Pujol, que era un decidido partidario de Vidal-Quadras, aseguró que el movimiento de resistencia "está formado exactamente por 21 personas" y no tiene ningún peso en el partido.

Simón Pujol expresó también su convencimiento de que Vidal-Quadras hará honor a la fidelidad a Aznar que tantas veces ha proclamado y cumplirá lo que éste último "le ha pedido a través de Acebes".

Como otros dirigentes, Simón Pujol cree que si no desempeña la presidencia regional del partido, Vidal-Quadras carecerá de margen de actuación en el escenario político catalán. Auguró que, como a todos los miembros del partido que han hecho aportaciones de relieve, "no le van a dejar en la estacada" cuando deje su cargo. Dentro de unos meses, vaticinó, se le nombrará para ocupar algún cargo de ámbito nacional o internacional.

Uno de los pocos adversarios internos de Vidal-Quadras que han expresado estos días sus opiniones, Enrique Lacalle, recomendó ayer a todos los partidarios del actual presidente del PP catalán que vuelvan a "integrarse en la disciplina del partido y a trabajar en el proyecto común de todos". Lacalle expresó asimismo su convicción de que en el congreso del 28 de septiembre Vidal-Quadras no se "enrocará" y mantendrá una actitud "generosa y de disciplina". Enric Lacalle quiso quitar alcance a las actuales turbulencias en el seno del PP de Cataluña y dijo que no se producirá "ningún tipo de escisión, ni fisura, ni herida después de esta minicrisis del verano".

De acuerdo con la visión de Lacalle, de recibir Vidal-Quadras la notificación oficial del Partido de que no se presente a la reelección llegado el momento de "pasar página, cerrar las heridas producididas éste verano y preparar un congreso que relance al PP de Cataluña con vistas al futuro". Lacalle se declaró asimismo contrario al aplazamiento del congreso sugerido por algunos militantes, y señaló que serán los compromisarios los que se pronunciarán sobre la idoneidad de Alberto Fernández Díaz como sucesor de Vidal-Quadras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS