Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP tiró los vestigios de la Casa del Tesoro por no gastar 600 millones

La Casa del Tesoro pudo salvarse. Según reveló ayer el consejero de Cultura del Gobierno Regional, Gustavo Villapalos, sus técnicos propusieron al Ayuntamiento integrar los polémicos restos del muro occidental de la Casa del Tesoro y el Jardín de la Reina (siglos XVI y XVII, anexos al desaparecido Palacio Real de los Austrias) en el proyecto que transforma estos días la plaza de Oriente para construir un túnel y tres plantas de aparcamiento.También se paralizaron las obras unos 20 días, según este mismo relato, ante los dos informes discrepantes sobre la conservación de estos vestigios de los arqueólogos codirectores de las excavaciones, Manuel Retuerce y Esther Andreu.

El primero abogaba por la conservación in situ de lo que constituía un espacio "casi único y evocador de la historia de Madrid". También adjuntaba soluciones para integrar estos hallazgos en el túnel que enterrará el tráfico frente al actual Palacio Real. La segunda arqueóloga valoraba "históricamente" estos restos, pero recomendaba tan sólo trasladar los sillares de granito de puertas y ventanas.

Gustavo Villapalos lo relató ayer así: "El director regional de Patrimonio, José Miguel Rueda, ordenó paralizar las obras unos 20 días y se reunió con responsables del Ayuntamiento. Propuso que estudiasen integrar estos restos y la posible modificación del proyecto de obra para ello. La respuesta municipal fue que ello era muy costoso, entre 600 y 700 millones de pesetas. Rueda se enfrentaba a unos restos sin ningún tipo de protección especial, con lo que se autorizó por parte de la Comunidad de Madrid el derribo y que siguieran adelante las obras".

Unas obras caras: 4.500 millones costarán, un 33% más de lo previsto inicialmente, después de que el consistorio aprobase en abril 100 millones más para que se pudiese trabajar con horario ininterrumpido. Los casi 700 millones que, según los datos ofrecidos por el consejero Villapalos, hubiese costado salvar los vestigios constituirían un 15% más del presupuesto. La plaza de Oriente empezó a horadarse hace dos años. Este periódico intentó anoche obtener la versión del concejal de Obras, Enrique Villoria.

Villapalos: "Estaría más tranquilo si se hubiera consultado a un experto del XVII"

El consejero Villapalos, intervenido quirúrgicamente el pasado mes y ahora en periodo de convalecencia fuera de Madrid, no firmó la orden que sentenció la suerte de los restos de la Casa del Tesoro y sabe lo ocurrido a través del director regional de Patrimonio, José Miguel Rueda: "Los técnicos de Patrimonio [no especificó cuántos] consideraban los restos de valor histórico y menos de valor artístico", prosiguió Villapalos.Sobre otro resto perteneciente posiblemente a la muralla islámica (siglo X) había más convergencia de opiniones. "Pero como tiene un nivel de protección especial, Rueda pidió el dictamen de un especialista". Se refiere el consejero al de Luis Mora-Figueroa, experto en fortificaciones medievales. El arqueólogo visitó las obras el 31 de julio y coincidió con sus colegas: el muro podía ser derruido.

A este "tercer informe" se refirió ayer el presidente regional Alberto Ruiz-Gallardón, al ser preguntado por el asunto de la plaza de Oriente. No obstante, no pudo concretar el nombre del arqueólogo al que hizo mención "Eso debe estar en el expediente de Patrimonio", zanjó. El presidente regional reconoció que la responsabilidad de la polémica "es de los propios políticos, que deben asumir un criterio de humildad y en muchas materias buscar el peritaje de los expertos".

El consejero Villapalos explica: "Me habría quedado más tranquilo si se hubiera pedido la opinión de un experto en el siglo XVII". Y añadió: "Supongo que lo que más pesó a Rueda en su decisión era que cuando llegó a su puesto ya se había destruido gran parte de la Casa del Tesoro". Pero el arqueólogo Retuerce consideraba precisamente estos restos los más importantes de los encontrados hasta la fecha.Por su parte, el PSOE municipal ha enviado una carta al presidente del Gobierno, José María Aznar, para que ordene la paralización de las obras de la plaza de Oriente. La portavoz socialista, Ana Tutor, añadió que en la misiva a Aznar se le pedía "que se declare bien de interés cultural todo el suelo y subsuelo de la plaza para preservarlo de futuros e injustificados ataques". El grupo socialista pide amparo contra "los desafueros" que llevan a cabo "políticos de su propio partido" en la plaza de Oriente, informa Efe.

La concejal socialista Ana Tutor explicó en rueda de prensa que esta carta es la última de las medidas adoptadas por el PSOE del Ayuntamiento para luchar contra "la arrogancia, la barbarie y el autoritarismo despótico" que hará que el gobierno municipal se gaste 7.000 millones de pesetas en "destruir la historia musulmana, romana y moderna de Madrid".

Tutor anunció además que en septiembre el PSOE convocará movilizaciones "de carácter popular" contra el derribo de restos arqueológicos en la plaza de Oriente, avaladas por los informes que han solicitado a las academias de Historia y de Bellas Artes, así como a las cátedras de las universidades madrileñas.

Según señaló la concejal, el grupo socialista sospecha que ni el Ayuntamiento ni la Comunidad de Madrid remitirán al fiscal todos los documentos que éste les ha solicitado para evaluar si ha habido delito "debido a "la falta de transparencia del PP". Por ello, los socialistas han enviado hoy una carta al fiscal de la Audiencia de Madrid, a la que adjuntan ocho anexos con todos los documentos que poseen sobre la plaza de Oriente.

Esta información ha sido elaborada por Ana Alfageme, Vicente G. Olaya y Antonio Jiménez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 22 de agosto de 1996

Más información