Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

La Liga más cara del mundo

Los presupuestos de Primera División crecen un 30%. Los clubes prevén unos ingresos por, televisión un 413% más altos que la última temporada. Los fichajes superan ya los 25.000 millones

El fútbol español ha disparado su tesorería. Hoy se manejan unas cifras desorbitadas, impensables incluso en mercados como el italiano e inglés. El global de los presupuestos de los clubes españoles se ha incrementado un 30% respecto a la temporada 1995-1996 y asciende a 61.490 millones de pesetas. Algunos casos son extraordinarios: el Celta -hace un año por estas fechas libraba una ardua batalla por evitar un descenso administrativo ha aumentado de 961 millones de pesetas a 2.000 (una subida del 108%). En sólo un año, su compañero de penurias, el Sevilla, ha pasado de tener graves dificultades con los avales de su presupuesto a incrementar éste en un 41,3%. ¿Qué ha provocado semejante calentamiento de las economías de los clubes? La televisión, dispuesta a pagar un 413,6% más que la temporada pasada. Aprovechando las nuevas tecnologías y la competencia entre las cadenas, los equipos han convertido a éstas en sus principales fuentes de ingresos. No extraña por tanto que, en términos absolutos, el fútbol español se haya convertido en el más caro de Europa. Así, por ejemplo, las televisiones españolas están dispuestas a pagar esta temporada 31.900 millones de pesetas. Es decir, 797,5 pesetas por habitante; frente a las 603 de las cadenas inglesas o las 571 de las italianas..La pasada temporada los conjuntos de Primera División se repartieron 6.475 millones por derechos de televisión. Para la, Liga que está a punto de comenzar han firmado contratos que suponen globalmente el 51,9% del presupuesto de toda la Primera División. Algunos equipos presentan cifras mareantes: el Rayo Vallecano recibirá de Canal+ el 105,2% de su presupuesto y el Compostela, de Televisión de Galicia (TVG), el 116,2%.

Pero a diferencia de las grandes ligas europeas -inglesa, italiana, francesa y alemana-, donde el conflicto televisivo se ha resuelto de forma ordenada, en España se ha enrevesado de forma sobresaliente. Existe un contrato en vigor, suscrito en 1990 por la Liga de Fútbol Profesional (LFP) y las cadenas autonómicas y Canal+. El acuerdo (54.000 millones por ocho temporadas) no expira hasta la conclusión de la temporada 1997-1998. Pese a ello, los clubes han decidido engordar sus cuentas antes de tiempo. Nadie ha querido esperar dos temporadas más y se pretende borrar de un plumazo el contrato vigente, pese a los problemas legales subyacentes.

Primero aterrizó Antena 3 Televisión. Llamó a la puerta de los clubes y varios suscribieron acuerdos de forma individual, al margen de la LFP. Quebrado el colectivo, unos firmaron con Canal+ y otros con sus respectivas cadenas autonómicas. El resultado ha sido un cóctel explosivo, una fractura entre los clubes que amenaza, incluso, el inicio del campeonato el próximo día 31.

Los conjuntos vinculados a Antena 3 Televisión quieren trastocar de forma inmediata el contrato actual, condición indispensable para que puedan recibir el dinero de esta cadena. Este grupo de equipos alega que aquellos que han sellado acuerdos con Canal+ ya han empezado a recibir ingresos.

Para muchos la situación es asfixiante. Quizá porque durante este verano han actuado como ricos antes de serlo. Confiados en la nueva caja de caudales se han gastado más de 25.000 millones de pesetas en fichajes, un gasto que pone los pelos de punta en Italia (17.000 millones) e Inglaterra (10.000). Y no digamos en Alemania (7.500 millones). Han tirado la, casa por la ventana, hasta los que tienen deudas por valor de 12.000 millones de pesetas, caso del Real Madrid.

Pero resulta que los ricos también tienen problemas. La Liga más cara del mundo, con cifras propias de Wall Street y gran parte de las estrellas más rutilantes del mundo, no convence a todos. ¿Se ha gastado mucho, pero mal? Después de una inversión de 4.900 millones, al Barcelona le falta un interior zurdo. Eso dice su técnico, Bobby Robson, al que azota otro quebradero de cabeza: él no pidió a Giovanni, que le ha costado al club azulgrana 1.000 millones y resulta que juega en la misma posición que Iván de la Peña.

Lorenzo Sanz ha puesto en manos de Fabio Capello jugadores valorados en 4.000 millones y el técnico italiano está desorientado: no tiene un interior derecha y, por ahora, no encuentra la fórmula para aglutinar a Raúl, Alfonso, Mijatovic y Suker. Por si acaso, a las primeras críticas, ya ha advertido que él no fichó a Suker y Mijatovic, dos jugadores de ensueño.

Y otro tanto le sucede al Deportivo. Augusto César Lendoiro se ha rascado el bolsillo como nunca. Tiene motivos: por la última temporada recibió 51 millones en concepto de televisión, mientras que este año ha firmado un contrato de 2.700 millones. Tan sólo una subida del ¡669,2%!... John Toshack dispone ahora de un centro del campo lujoso como pocos: Mauro, Donato, Rivaldo, Fran, Martín Vázquez, Martins, Manjarín... Pero echa en falta un goleador. Lo que no le faltan son zurdas: Nando, Bonissel, Rivaldo, Fran y Beguiristain. La lista de acompañantes de Romario en el Valencia es rutilante, pero difícil de juntar: Piojo López, VIaovic, Viola, Moya y Gálvez. Luis Aragonés lamenta semejante galimatías.

Hibic, Mornar, Marinakis, Tsartas, Colusso, Gómez, Ramis, Aranalde, Onésimo. Nueve fchajes y a José Antonio Camacho todavía le falta un organizador, "alguien que cargue con el peso del equipo". Después de tres meses frenéticos, con las cuentas multiplicadas y 25.000 millones gastados en jugadores, los ingresos televisivos previstos aún no han llegado y... los técnicos no están felices.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 18 de agosto de 1996

Más información

  • Los derechos televisivos los más caros de Europa, cuestan 797,5 pesetas por habitante, frente a las 571 de Italia