El dictamen definitivo de Huarte recoge un superávit de 2.053 de pesetas

Los interventores judiciales de Huarte entregaron ayer el dictamen definitivo de la suspensión de pagos de la constructora al titular del juzgado de primera instancia número 5 de Pamplona, Ernesto Vitallé. Según el dictamen, el activo de la empresa cuando suspendió pagos, el pasado 15 de marzo, era de 94.654 millones de pesetas y el pasivo exigible ascendía a 92.581 millones de pesetas, lo que supone un superávit patrimonial de 2.05Y millones. Los interventores rebajan las cifras presentadas por los responsables de la constructora a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ofrecían un activo de 115.839 millones de pesetas y un pasivo de 104.817 millones.En el dictamen de los interventores (Francisco Javier Escobosa, Antonio Moreno y Javier, Jara) se reduce a cero pesetas la valoración del fondo de comercio de la constructora, partida que en la documentación presentada por la sociedad era valorada en 10.500 millones de pesetas. Asimismo, él credito - fiscal dé 8.250, millones de pesetas que la empresa se había aplicado al activo, debe descontarse. Este hecho hace que las pérdidas definitivas de la empresa en el año 1995 deban fijarse en 31.193 millones de pesetas.

Según la opinión de los interventores, esta última partida se convertirá en recursos para la empresa en la medida en que la sociedad pueda obtener beneficos una vez descontado el impuesto de sociedades.

Tras la presentación del dictamen, el juez tiene un plazo de tres días para calificar la suspensión de pagos en un auto que también acordará la convocatoria de la junta general de acreedores. Entre este auto y la celebración de la junta -debe haber un plazo no menor a 30 días.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS