Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El equipo de escaladores de 'Al filo de lo imposible' corona el Gasherbrum I

"¡Hemos hecho cumbre!", anunciaba ayer triunfal Al filo de lo imposible en su página de Internet (http://www.rtve.es), que mostraba la foto de una de las llamadas Montañas de la Luz con una banderita española en su cima. "Hoy miércoles, a las 6.00 hora española, 9.00 hora paquistaní, el primer grupo de ataque ha llegado a los 8.068 metros de la cumbre del Gasherbrum I. Iñaki Ochoa y Juan Tomás salieron del campo 3 a las 23.00 horas de la noche del día 9. La ascensión fue transcurriendo con normalidad, aunque la gran cantidad de nieve, sobre todo en la última parte de la escalada, en la que tuvieron que avanzar con nieve por la cintura, les obligó a un esfuerzo suplementario", informaba el diario de los expedicionarios.El equipo de Al filo... destacado en el campo base pasó la madrugada en vela, según confesó ayer Sebastián Alvaro, director de la expedición, en el programa de Radio 1 Edición de tarde, durante una conexión en directo a casi 8.000 metros de altura. "Los últimos 400 metros de ascensión fueron realmente duros", dijo, y comentó que desde las cumbres del Karakorum Ochoa pudo hablar por teléfono con su mujer en Pamplona.

Otros dos equipos, uno de ellos de la Escuela Militar de Alta Montaña de Jaca, se encuentran a las puertas de la cima del G-I, pero ayer el tiempo empeoró y las posibilidades de emprender la ascensión se han visto, por el momento, aplazadas.

Al filo de lo imposible tiene también otro equipo en el G-II, que en los próximos días tiene previsto alcanzar sus 8.035 metros. Desde aquí, un especialista en esquí extremo intentará el descenso en las tablas.

Sebastián Álvaro aseguró ayer que "si el equipo se encuentra con fuerzas" intentarán la conexión entre los dos Gasherbrum pico a pico, lo que constituye una de las más arriesgadas aventuras emprendidas por Al filo de lo imposible.

 

Al mismo tiempo, el equipo de TVE está filmando un descenso en kayak por las aguas salvajes de los ríos que nacen en el Karakorum, una escalada en roca de una pared de 1.500 metros del grupo del Trango y un documental en el valle de Hunza (Paquistán). El reportaje forma parte de la serie La tierra que heredamos.

 

Los capítulos dedicados al Karakorum está siendo rodados en formato súper 16 milímetros y sonido estéro. Iñaki Ochoa y Juan Tomás han ascendido a la cumbre con una cámara al hombro. El equipo, que en 11 años ha hecho más de 80 documentales, confía en que la cámara no se haya congelado y los escaladores hayan podido filmar desde la cumbre. Las imágenes estarán listas para ser emitidas el próximo otoño, en un especial sobre los últimos retos de Al filo de lo imposible. Hasta entonces, se podrán seguir sus aventuras paso a paso a través de Internet.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de julio de 1996