Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El empresario aragonés Ángel Luengo compra la sede de Banesto por 8.000 millones

El empresario aragonés Ángel Luengo -una de las primeras fortunas de la comunidad- ha comprado la sede de Banesto en Castellana 7, según confirmaron fuentes conocedoras de la operación. La compra ha supuesto un desembolso, efectuado al contado, de 8.000 millones de pesetas para Luengo.La negociación de Banesto con el empresario aragonés se intensificó después de que la comisión de control del fondo de pensiones de Telefónica deshiciese, por problemas internos, en el último momento el acuerdo con la entidad que preside Alfredo, Sáenz para adquirir Castellana 7.

El edificio tiene unos 20.000 metros cuadrados y alberga actualmente a la dirección y parte de los servicios centrales del Español de Crédito. Tras la operación, algunos servicios de Banesto se trasladarán al complejo que la entidad tiene en Chamartín y la mayor parte del staff directivo pasará a la sede central oficial, situada en Alcalá 14. Ésta alberga también la oficina principal de Madrid.

En las condiciones de la operación de compraventa se recoge que el edificio será alquilado por el Banco Santander durante 20 años. La entidad cántabra trasladará parte de sus servicios centrales. Esta inversión inmobiliaria no es la primera que realiza el empresario aragonés en Madrid. A finales de 1994 adquirió el edificio de CEPSA en la Avenida de América de Madrid.

De la mina a la cima

Ángel Luengo supera los 60 años de edad, tiene ocho hijos de un único matrimonio y nació en La Hoz (Teruel), Una provincia minera, actividad en la que dio sus primeros pasos. Austero, amante del trato personal en los negocios, se ha recorrido innumerables veces toda España con el catálogo de sus productos debajo del brazo. En los años cuarenta puso de manifiesto el carácter nervioso, activo, uno de sus rasgos definitorios, según las no excesivas personas que le conocen en profundidad. Luengo aglutina sus negocios en el grupo Samca: 2.200 trabajadores fijos y otros tantos inducidos.Las principales actividades del grupo se centran en la minería, la agricultura (el mayor propietario de fincas frutícolas de España) y la química -su última adquisición por 3.000 millones de pesetas pagados al contado ha sido la factoría oscense de Brilén en competición con poderosos grupos económicos-, aunque tiene propiedades en sectores como la ganadería, el vinícola y el inmobiliario. Ángel Luengo ejerce, sobre todo, de aragonés. Pese a ser una de las fortunas más importantes de España, hace gala de olvidarse del lujo, de las grandes mansiones y de los coches.

No se le conoce vida social, ni le gusta que le tomen fotografías. Desde que un invierno de la posguerra consiguiera no dejar sin suministro a sus clientes, pese a las tormentas de nieve que entonces paraban la producción mineral (durante el verano precedente había ensanchado el camino de acceso a la explotación y no se quedó bloqueado como sus competidores), apenas ha tenido que retirarse de algún sector donde haya entrado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 1996